DESINFORMACIÓN SEXUAL ASOCIADA A FALTA DE PLACER

Tras la mayoría de disfunciones y problemas sexuales en la mujer se esconde una educación sexual sesgada y repleta de connotaciones negativas. La mejor terapia para superar esos tabúes es reconocer el propio cuerpo y reconciliarse con él.

En la mayoría de los casos, la educación sexual que recibimos, independientemente de que seamos mujeres u hombres, es muy deficiente. Lo poco que aprendemos, además, suele estar lleno de mitos, miedos y tabúes. Las mujeres en concreto han recibido una información sexual limitada, que conlleva un mensaje velado: No son seres sexuales.

Esta desinformación no se circunscribe únicamente al acto sexual, sino básicamente a todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de nuestro cuerpo de cintura para abajo. A este desconocimiento, se le suman mensajes negativos que la mujer recibe generalmente durante los primeros años, y que crean una forma de relacionarse con sus órganos reproductores muy compleja.

Cuando una mujer sufre una experiencia sexual traumática o dolorosa (sobre todo si es joven), es muy frecuente que niegue sus genitales durante el resto de su vida. Algo que no le pasaría con el resto de su cuerpo. Para entender más claramente a qué nos referimos, establecemos un paralelismo. Imaginemos otra situación: Una mujer, que se ha caído varias veces y se ha roto algunos huesos, no renunciaría nunca a sus piernas. Las rehabilitaría y, una vez sanas, viviría perfectamente con ellas. Sin embargo, si lo que le ocurre es que tiene relaciones sexuales dolorosas o ha sufrido operaciones en el útero, los ovarios o incluso en la vejiga o el recto (partes que incluye dentro de ese territorio “genital” que perciben como no natural), lo ocultan, llegando a negarlo.

Lo que provoca esto, entre otras muchas consecuencias, es que las mujeres sufren disfunciones sexuales, durante la excitación y el orgasmo, dolores durante las relaciones, problemas de autoestima y, a nivel físico, enfermedades y trastornos en la zona pélvica, en gran parte causados porque dejan de cuidar esta parte de su cuerpo.

¿Cómo superar estos tabúes?
La principal terapia debe basarse en el amor y cuidado hacia nuestro cuerpo. Por eso es importante seguir algunas pautas para reconciliarnos también con nuestro aparato reproductor y nuestra sexualidad:

Ir al ginecólogo regularmente para revisar nuestro útero, ovarios y vagina.
Cuidar nuestros genitales lavándolos con geles adecuados e hidratándolos.
Protegernos de infecciones y enfermedades.
Conocer y ejercitar nuestra musculatura pélvica para mejorar nuestra salud, bienestar y sexualidad.
Hablar con nuestra pareja con naturalidad sobre lo que esperamos del sexo, nuestros miedos o límites.

Fuente: Marta Ibáñez, sexóloga

LOS TABUES QUE ESTROPEAN NUESTRA INTIMIDAD

Mantener los mitos y los tabúes implica seguir viviendo en la ignorancia. Limitar el conocimiento y permitir que éstos subsistan, solo ocasiona que una expresión humana como la sexualidad, que va más allá de la simple genitalidad, sufra distorsiones y desviaciones.


Algunos de los mitos y tabúes son:

  • Las relaciones sexuales durante la menstruación, ya que esto parecería ser sucio, pecaminoso, vergonzoso e incluso inmoral.

  • Tener una vida sexual activa, ya que esto implica que el orificio vaginal se haga más grande o se pierda la capacidad de apretar o contraer la vagina, proporcionando menor placer a la pareja.

  • El sexo durante el embarazo es aún más prohibido por la connotación que tiene la maternidad << pura>>, pues se cree que el pene puede dañar al bebé, producir abortos prematuros , lo cual se presenta sólo en casos de embarazo de alto riesgo y cuando el médico indica la suspensión temporal de la actividad sexual y por absurdo que parezca, hay quienes llegan a sentirse <> por esa tercera presencia en pleno desarrollo; también en esta etapa muchas mujeres se muestran avergonzadas y renuentes a la transformación física que sufre su cuerpo, creando una muralla que impide el acercamiento de la pareja.

La masturbación genera sentimientos de culpa, en la mayoría de los casos por una educación reprimida y moralista, que puede traer problemas de tipo sexual a nivel personal y de pareja. También se cree que por practicar la masturbación puede salir pelos en la mano, causar ceguera y hasta producir acné.

  • En relación al método anticonceptivo DIU, se tiene la creencia que durante la penetración el pene se puede lastimar por este aparato, lo cual es una aberración, pues éste jamás alcanzará la ubicación del DIU.

  • El tamaño del pene es un mito, pues se cree que entre más grande mayor será la satisfacción sexual que producir en la mujer.

El orgasmo se ha asociado exclusivamente a los genitales, tanto al tamaño del pene como al de la vagina sin considerar, que el orgasmo puede presentarse con sólo acariciar o besar a la pareja en cualquier parte del cuerpo, sin llegar necesariamente al coito. Al idealizar el orgasmo con una expectativa muy alta, se limita la capacidad de disfrutar y sentir la sexualidad creyendo que no se ha alcanzado aún el orgasmo.

  • Las relaciones sexuales de tipo anal y oral sé consideran, generalmente, como depravaciones y fuera de lo normal para muchas personas, pues se piensa que son asquerosas y degeneradas. Se cree que el sexo anal se limita exclusivamente a una actividad homosexual.

  • La homosexualidad también es considerada una perversión por los convencionalismos sociales, religiosos y otros prejuicios, ya que esta práctica sexual es solamente una orientación diferente.

La narratofilia se refiere al gusto por narrar situaciones, fantasías e historias sexuales, con el fin de excitar a la pareja, a veces se utilizan palabras obscenas tales como <<¡Muévete perra, dame más…¡Hagamos cochinadas!>>; esta práctica de ser para muchas personas irrespetuosa y ofensiva, cuando en ocasiones sólo es un juego erótico.

  • La zoofilia se refiere al contacto sexual que tienen hombre y mujeres con animales. También es considerada una perversión degenerada; comúnmente se da en zonas rurales. Esta conducta presupone un afán de curiosidad de experimentar algo diferente o el deseo de desahogarse sexualmente ante la insatisfacción con la pareja; no se descarta la posibilidad de una patología mental ante esta práctica.

  • El incesto es uno de los tabúes más arraigados en casi todas las culturas y especialmente en la occidental. Sin embargo, a pesar del rechazo social que provoca el sexo entre familiares es más frecuente de lo que se quiere admitir. Si existe una diferencia de edad de 5 a 7 años y se manifiesta una agresión física e incluso se engaña con juegos a base de caricias para tener relaciones sexuales, puede considerarse abuso sexual o violación.

  • El objetivo principal de la pornografía radica en proporcionar una fantasía sexual, erotismo y excitación. Para muchas personas este medio resulta depravado, torcido o asqueroso; ya que existen en el mercado diversos tipos de pornografía y en los que muchos de ellos se maneja un contenido absolutamente distorsionado de la sexualidad humana e incluso la convierten en manifestaciones sexuales indignas hacia los más vulnerables: los niños y los adolescentes, atentando contra la libertad, los derechos y la dignidad del ser humano en general. Estos elementos no implican cerrarse a la posibilidad de experimentar nuevas formas de erotismo, a través de la observación de pornografía y de ampliar el conocimiento que se tenga del tema.


Importante:

Los puntos mencionados anteriormente, son puestos a consideración y criterio de cada persona, pues lo tratado en este tema da la libertad y responsabilidad de elegir y decidir, de acuerdo con la pareja, de practicar o no alguno de estos comportamientos. Esta información puede ayudar a aclarar ciertas dudas o creencias que nos han limitado el libre disfrute de la sexualidad y a no expresar el deseo.

Bibliografía consultada
Mil y una ideas para la mujer de hoy
Georgina García Barajas, Talía Méndez Moreno y Guadalupe Ramos de Martínez
México 2005

Nada mata más rápido la vida sexual que una pareja que se niega a salir de su zona de confort

Dicho de otra manera”, puntualiza Cox, “es muy probable que una mujer que nunca se haya masturbado, no haya tenido un orgasmo en su vida. Muchas lo evitan por vergüenza y por falta de intimidad, pero el esfuerzo de buscar unos minutos para experimentar con sus genitales y localizar zonas de placer tiene sus recompensas. Es fundamental hacernos un mapa sexual individual y aprendernos el camino al dedillo –nunca mejor dicho–, para saber guiar a nuestras parejas de cama.


Nunca empiezan el sexo
Es bastante más común de lo que cualquier mujer quiera admitir, pero el hecho es que casi siempre son ellos quienes demandan sexo. Sin embargo, sentirse poderosas, atractivas y sexis al sentarse de pronto sobre ellos en el sofá, bajar sus pantalones o desabrochar sus cinturones, puede conducir a relaciones sexuales bastante más placenteras y lujuriosas que esperar en la cama a que se nos echen encima.

El sexo rutinario y repetitivo mata la pasión. Iniciar las relaciones sexuales cuando no suele, puede aumentar la libido para ambos. Es conveniente dar el primer paso tan a menudo como sea posible, recomienda Cox, quien exagera que las mujeres toman la iniciativa “incluso cuando en realidad no desean tener sexo”.


Vergüenzas intermitentes
Un minuto están gimiendo y gimiendo llenas de lujuria desenfrenada y al siguiente totalmente calladas porque les da apuro el ruido”, ejemplifica la sexóloga. Una especie de coitus interruptus en el que lo mismo son las chicas más picantes y lanzadas del planeta que se tapan los senos con la sábana para que no se vea su cuerpo desnudo.

Las anécdotas embarazosas sobre sexo abundan por doquier, y no es de extrañar teniendo en cuenta la inmersa cantidad de personas a las que les cuesta dejarse llevar y se centran más en las velas, las sábanas de raso y en si la lencería de turno comprada específicamente para la ocasión está bien o mal colocada. Son muchas las mujeres a las que les cuesta desinhibirse y se sienten cohibidas, pero, en serio: ¿de verdad creéis que en ese momento a alguien le importa que vuestra ropa interior no conjunte, que no estéis totalmente depiladas o que la piel de tus muslos no sea tersa y firme como la de los anuncios de cremas anticelulíticas?

Iniciar las relaciones sexuales en un momento inesperado puede aumentar la libido para ambos

El mal aliento, las risas nerviosas, los sonidos que salen de nuestros orificios… Hay tantos desastres potenciales en cualquier relación sexual que tendríamos que evitar practicar sexo si pretendemos mantenernos siempre perfectos”, comenta Cox. Ha llegado el momento de olvidarnos de los tapujos, empezar a relajarnos y, de una vez por todas, disfrutar de una vida sexual a lo grande.

TRANSFORMAR LOS TABUES EN FUENTE DE PLACER

El sexo oral es la forma con que la mayoría de las personas alcanzan orgasmos más intensos

Aprensiones, tabúes, complejos o tapujos que aniquilan cualquier posibilidad de disfrutar de un encuentro carnal. Si te reconoces en alguna de ellas, trata de acabar con su nefasta influencia y soluciona de una vez por todas tu vida sexual.

No te quedes con las ganas y quítate de la cabeza esos anticuados pecados sexuales. (iStock)No te quedes con las ganas y quítate de la cabeza esos anticuados pecados sexuales. (iStock)
Escrúpulos con el sexo oral
El sexo oral es la forma con la que la mayoría de las personas alcanzan orgasmos más intensos”, asegura Cox. Cierto, puede que hace décadas pudiese visualizarse el concepto en sí como algo desagradable, pero actualmente es una de las prácticas más comunes y satisfactorias que juega un papel relevante para las féminas en los preliminares.

A muchas mujeres les preocupa enfrentarse tan directamente a olores, texturas o restos inesperados, así como que sus parejas se sumerjan en sus zonas más íntimas sin ser plenamente conscientes de que éstas estén completamente limpias. La higiene es importante, cómo no, pero no puede ser un punto obsesivo. “Prueba a saltar sobre él justo cuando esté saliendo de la ducha, pero muestra entusiasmo y ganas, que no parezca que le estás haciendo un enorme favor”, recomienda la experta.

El 95% de las mujeres que practican la masturbación alcanzan el orgasmo con mucha más facilidad.

Otro de los problemas comunes a la hora de practicar sexo oral a sus parejas suele ser la sensación de ahogo que, en muchas ocasiones, se traduce en desagradables arcadas. He aquí un buen truco: respira por la nariz y procura no introducir el pene hasta que toque la campanilla para evitar sustos. Ayúdate de las manos y recuerda que no todo es succionar, lamer la zona circundante –no caigas en el error de centrarte sólo en el falo–, acariciar y agitar son movimientos que te permitirán coger aire sin que nadie en la escena deje de disfrutar.

Más vale malo conocido…
Ya sea por comodidad, porque han encontrado en el ritual habitual la manera más rápida para llegar al orgasmo, por cansancio o por simple y llana dejadez, son muchas las mujeres que cometen el pecado sexual de no querer probar cosas nuevas en la cama.

Nada mata más rápido la vida sexual que una pareja que se niega a salir de su zona de confort en las relaciones sexuales”, advierte Cox. Aunque halláis encontrado una posición en la que ambos estéis cómodos y el sexo resulte satisfactorio, repetir el mismo ritual en cada encuentro puede resultar de lo más aburrido. Puede que sigas llegando al orgasmo, ¿pero son cada vez más intensos? Probablemente no, y es necesario innovar para saber qué puede o no funcionar, cerrando las puertas exclusivamente a peticiones que sepamos a ciencia cierta que van a resultar desagradables a nivel físico y mental (como quien dice, que sepas que van a acabar en trauma).

Si la otra persona es capaz de confesarnos alguna fantasía sexual que le encantaría realizar, “en lugar de poner tu cara habitual de ‘¿pero qué me estás contando’?, piensa en ello”, recomienda encarecidamente la sexóloga, quien sugiere que también sean ellas quienes propongan algo de vez en cuando.

Las mujeres que no se masturban tienen muchas más dificultades para llegar al orgasmo. (Corbis)
No conocen su propio cuerpo.
La mayoría de las mujeres tienen su primer orgasmo en solitario, ya que, a diferencia de los hombres, alcanzar el clímax no es un proceso fácil para ellas y tienen qué descubrir dónde y cómo tocar para disfrutarlo. Y como todo trabajo de aprendizaje, la masturbación tiene sus beneficios a medio y largo plazo: el 95% de las féminas que la practican alcanzan el orgasmo.

ORGASMOS FEMENINOS EN SUEÑOS (PROGRAMADOS)

Cerca del 70% de las mujeres experimenta sueños explícitamente sexuales durante toda su vida.

El estudio, que recoge datos de entrevistas con más de 11.000 hombres y mujeres sobre sus experiencias sexuales –solo o acompañados– en los últimos 25 años, ha servido para acabar con la creencia de que los orgasmos nocturnos son más característicos de los varones. No hay duda de que esta ‘batalla‘ la tienen claramente ganada ellos: el 100% de los hombres había tenido sueños calientes y hasta el 13% reportó haber tenido su primera eyaculación en algún momento nocturno de su adolescencia o preadolescencia.

Sin embargo, según los resultados del análisis, ellas no se quedan tan atrás como se pensaba hasta ahora: cerca del 70% de las mujeres experimentan sueños explícitamente sexuales durante toda su vida y hasta el 5% aseguró haber disfrutado del primer orgasmo de su vida mientras dormía, y les acompañan a lo largo de su vida adulta. ¿Por qué y cómo se producen?

Ya estén solas o acompañadas, las mujeres disfrutan de estos sueños más a menudo de lo que se pensaba. (iStock)Ya estén solas o acompañadas, las mujeres disfrutan de estos sueños más a menudo de lo que se pensaba. (iStock)
Involuntarios e inesperados
De hecho, las probabilidades de que las féminas disfruten de uno de estos orgasmos nocturnos aumentan al entrar en la mediana edad, siendo la franja entre los 40 y los 50 la más satisfactoria a nivel de placer sexual nocturno.

A la vejez, viruelas‘, que se suele decir, y tiene bastante sentido. Teniendo en cuenta que son muchas las mujeres con dificultades para alcanzar el clímax en sus relaciones sexuales, el hecho de que sean capaces de llegar mientras duermen es una respuesta psicológica natural de sus cuerpos, que ansían descargar y lo hacen de una manera inconsciente. De hecho, los orgasmos nocturnos no son el resultado de la estimulación genital, sino que los genera nuestro propio cerebro.

Por suerte, la dificultad para alcanzar el orgasmo mientras están despiertas no niega automáticamente las posibilidades de hacerlo durante el sueño

“Este tipo de orgasmos se consiguen con más facilidad generalmente con la edad y la experiencia, de ahí que se den mayores tasas a partir de los 20 años y aumente su frecuencia en la década de los 30 y los 40”, asegura la doctora Debby Herbenick, profesora asociada de la Universidad de Indiana e investigadora del Instituto Kinsey.

Son muchos los factores que afectan a la insatisfacción sexual femenina. Desde los psicológicos derivados de complejos físicos, los sociales marcados por los tabúes, el cambio de pareja, la falta de información sexual… “Por suerte, la dificultad para alcanzar el orgasmo mientras están despiertas no niega automáticamente las posibilidades de hacerlo durante el sueño”, explican Barry R. Komisaruk, Beverly Whipple y Sara Nasserzadeh, coautores del libro ‘The Orgasm Answer Guide‘ (Johns Hopkins University Press).

De la mano de mujeres como Daisy Buchanan o Stevie Martin, quienes han tratado de inducirse a si mismas orgasmos durante el descanso nocturno, llegan nuevas recomendaciones: irnos a la cama muy cansados y, especialmente en el caso de las mujeres, visualizando previamente en qué momento del mes nos encontramos. Como, por otra parte, era de esperar, ambas coinciden en que la escasez de encuentros sexuales en días anteriores –o la insatisfacción de haberlos tenido sin llegar al clímax– también aumenta las probabilidades de que tengamos ‘dulces sueños‘.

Por último, y quizás lo más obvio, recomiendan intentar tener pensamientos sexuales cuando estamos conciliando el sueño. Y, si no pasa nada, al menos te habrás dormido con una sonrisa en la cara.

TABUES SEXUALS A LOS QUE DEBEMOS ENFRENTARNOS

Aún nos sigue costando hablar de estos temas con ciertas personas como los padres. Para evitar esto, habría que cambiar nuestros pensamientos y comenzar a ver el sexo como algo natural.

En la sociedad sigue habiendo muchos tabúes que sigue mostrando al sexo como algo negativo y algo a esconder, mientras que en realidad, es algo natural. Es más, para evitar problemas sexuales, la información es algo necesario. Por ejemplo, se ha demostrado que los jóvenes que han recibido una buena información sexual, son las personas menos propensas a sufrir embarazos indeseados. De esta manera se puede ver que con una buena información, los tabúes descienden y sobre todo las consecuencias secundarias por una mala información también descienden.


Tabúes a la hora de hablar de sexo:

Es un tabú que aún está muy presente en nuestra sociedad y que de momento parece muy lejano de desaparecer.

Entre amigos no suele haber este tabú y si existe es mucho más pequeño. Normalmente entre amigos y amigas se suele hablar de estos temas sin miedo y sin vergüenza.

El problema viene dado cuando hay que hablar de sexo con los familiares, ya sean padres o hijos. En este caso, el tabú es tan grande, que en muchas ocasiones se busca cualquier tipo de excusa para dejar de hablar del tema.

Debes tener claro que el sexo es algo natural por lo que debes aprender a eliminar sus tabúes de manera natural.


La masturbación en la adolescencia:

Es uno de los tabúes más comunes. Los jóvenes ven la masturbación como algo natural, pero las personas mayores siguen sin ver que los jóvenes usen esta técnica para conseguir placer. Pero no solo es algo natural y necesario para los jóvenes, sino que también lo es para los adultos.

Hay que tener en cuenta que la masturbación no solo relaja y da placer, sino que es una parte de la sexualidad realmente muy importante. Gracias a la masturbación, cada persona puede conocer un poco más a fondo su sexualidad y conocer los puntos que más les excitan. Estos conocimientos luego se podrán poner en práctica a la hora de tener relaciones sexuales y conseguir momentos mucho más placenteros.

Pero el tabú es aún más elevados en las mujeres que se masturban para explorar su cuerpo y disfrutar de un momento de placer. En estos casos hay que recordar que al igual que los hombres, las mujeres también deben disfrutar de la sexualidad y por ello de la masturbación, tal y como nos recomiendan desde este portal femenino.


Tabúes del sexo oral:

Los jóvenes ven el sexo oral como algo normal. Pero hasta hace muy pocos años este tipo de sexo era muy penalizado por los tabúes que existían. Esta variedad de sexo se veía como una práctica inmoral, la cual podía llevar incluso a la cárcel a las mujeres que lo practicaban.

En cambio, gracias a los cambios de mentalidad, a día de hoy podemos ver como este tipo de sexo es algo normal y realmente muy placentero. Además, muchas parejas lo usan para mejorar su sexualidad y disfrutar al máximo del sexo.


Tabúes sobre los juguetes sexuales:

A pesar de que las tiendas eróticas son algo más de nuestra vida, a día de hoy hay mucha vergüenza a la hora de hablar de estos temas y de usarlos para mejorar las experiencias sexuales.

Los pensamientos van evolucionando poco a poco, pero los juguetes sexuales aún no están muy aceptados en nuestra sociedad.

Para comprender sus beneficios, lo primero que hay que hacer es comprarlos. Para ello siempre tendrás que realizar este tipo de compras en sexshop de confianza. De esta manera te podrán orientar y recomendar productos. Eso sí, para ello tienes que dejar de lado los tabúes y lanzarte a comprar este tipo de productos.

Todavía hay muchas personas que quieren comprarlos, pero por vergüenza aún no se atreven a entrar en este tipo de comercios. Si eres de esas personas, debes recordar que siempre puedes realizar estas compras online. Los pedidos son mandados de manera discreta y nadie sabrá que has comprado. Pero es importante que elimines este tipo de tabú, porque los juguetes sexuales son una herramienta que usan muchas parejas para mejorar sus relaciones sexuales.


Tabúes sobre el sexo anal:

A día de hoy son muy pocas las personas que experimentan y realizan el sexo anal. Muchas veces no se realiza por los tabúes y otras veces por miedo a la hora de practicar este tipo de sexo.

Pero se ha demostrado que muchas parejas que han realizado este tipo de sexo han conseguido disfrutar más de sus relaciones sexuales. Y es que en muchas ocasiones este tipo de sexo ofrece momentos realmente muy placenteros. Para descubrirlo, no hay que tener miedo a la hora de tener este tipo de relaciones sexuales. Tiempo hay para decir que no te gusta esta práctica. Este tipo de sexo no tiene nada de malo. Eso sí, ambas partes deben estar de acuerdo y sobre todo hay que tomar medidas higiénicas antes de realizarlo.

Fuente: Estrella Digital

12 SECRETOS SOBRE SEXO

1) Más sexo y menos gym: el autor norteamericano Richard Smith escribió dos libros sobre sexo y adelgazamiento. En ambos, desarrolla una teoría que apunta a demostrar que el ejercicio sexual puede reemplazar las ganas de comer y, por lo tanto, colaborar en el mantenimiento de un peso saludable. “Las endorfinas que libera el organismo durante la relación sexual hace que nos olvidemos del estrés y la ansiedad que nos impulsa a ingerir alimentos compulsivamente”, afirma. Claro: todo depende de la duración de la relación, de las posiciones y los movimientos y, cómo no, de la intensidad del encuentro amoroso. En resumen, algunos estudios revelan que tomarse un buen rato para desvestir a la pareja equivale a quemar 120 calorías; que un orgasmo esfuma unas 27 calorías y que con un buen beso desaparecen otras 60. Hay debate al respecto, pero podemos encontrar consenso en este número: durante una relación sexual de veinte minutos se consumen 150 calorías.

2) Las mujeres también disfrutan de la pornografía. Según informa el Internet Filter Review, un tercio de los internautas que visitan los sitios para adultos son mujeres, y suman casi 10 millones por mes las interesadas en estas propuestas. Un estudio llevado a cabo por la revista Glamour, un 87% de las mujeres entre 25 y 39 años disfruta del porno como parte de sus hábitos sexuales. Un dato: más del 70% lo mantiene en secreto.

3) Según una investigación de la Universidad de Texas, son 237 las motivaciones que nos llevan a tener sexo. El departamento de Psicología de esta casa de estudios determinó que tener hijos y aliviar la tensión dejaron de ser las principales razones, y que han crecido otras como “para acercarse a Dios” o “para quemar calorías“. Otras: “para pagar un favor“, “para cambiar el tema de conversación” y hasta “para quitarme el dolor de cabeza“. La conclusión de los investigadores no sorprendió a nadie: las personas tenemos motivaciones sexuales muy complejas.

4) No es verdad que a todo el mundo le interese el sexo. El 10% de la gente es asexual: no se siente atraído por ninguno de los dos sexos. Raro, pero cierto.

5) Los hombres pueden tener una erección completa en 10 segundos, y a veces les basta con mirar un par de segundos algo los estimule. Las mujeres, en cambio, necesitamos otro tipo de estímulos más relacionados con el cerebro, más intelectuales. No nos conforman fácil.

6) Besarse puede no ser tan saludable en ciertos aspectos. En un beso profundo, se intercambian unas 40 mil bacterias. Por suerte, la saliva tiene sustancias desinfectantes. Pero no te sorprendas si un resfriado va y viene.

7) ¿Queréis saber cuál es el récord sexual femenino? A nivel mundial, el Guinnes ubica el tope en 2004: lo obtuvo la porno star estadounidense Lisa Sparxxx, que aseguró haber mantenido relaciones sexuales con 919 hombres. Así, destronó a otra actriz del cine porno Marianna Rokita, que acumulaba 759 varones en su lista.

8) También existe un récord de orgasmos femeninos en una misma mujer en una hora: lo estableció un estudio científico norteamericano y quedó en 134. Ellos no pueden llegar tan lejos: entre los hombres, en el mismo plazo, sólo se pudieron contabilizar 16 (aunque hay por allí algún estudio que asegura que un hombre logró 34). Las mujeres ganan, de todos modos.

9) Los hombres con pareja se masturban más: como tienen más relaciones sexuales, producen más testosterona, lo cual los hace excitarse más. Es un curioso círculo vicioso.

10) Fingir el orgasmo es habitual entre las mujeres. O, al menos, es mucho más frecuente de lo que creemos. Diversos estudios arrojan que al menos el 50% de las mujeres han fingido el orgasmo en algún momento de su vida.

11) En una eyaculación son expulsados unos 100 millones de espermatozoides, que “viajan” a una velocidad de 18 kilómetros por hora, gracias a la fuerza de las contracciones musculares.

12) El sexo es sano, pero hay que cuidar el corazón, porque puede llegar a 180 pulsaciones por minuto durante un orgasmo. Es más: un síntoma sexual puede estar anticipando un problema cardiovascular.

25 GRANDES CURIOSIDADES SOBRE SEXUALIDAD

  1. El 5% de las mujeres es alérgica al semen. El hombre genera en toda su vida cerca de 53 litros de semen.

  2. El corazón puede llegar a 180 pulsaciones por minuto durante un orgasmo.

  3. En el mundo de los deportistas, quienes son catalogados como los que tienen más sexo son los basquetbolistas de la NBA.

  4. Los condones deben poder estirarse 7 veces su tamaño usual, como norma internacional, y deben soportar 39 newtons. Además, tienen que resistir un mínimo de 18 litros de aire, antes de romperse.

  5. El orgasmo femenino es un poderoso analgésico debido a la liberación de endorfinas, por lo que los dolores de cabeza son un mal pretexto para no tener sexo.

  6. En un pueblo de Polinesia, llamado Mangaiano, las parejas de 18 años tienen relaciones sexuales en promedio 3 veces por la noche, todas las noches, hasta que cumplen 30 años, cuando su promedio baja a sólo 14 veces por semana.

  7. En promedio, un 29 % de las mujeres llega virgen al matrimonio.

  8. Después del orgasmo obtenido en la relación sexual o en la masturbación, se concilia el sueño con más facilidad.

  9. Los indios americanos tienen, en promedio, el pene de mayor longitud en el mundo, mientras que los polacos tienen el de mayor grosor.

  10. Según estudios, el hombre tiene su etapa de mayor excitación sexual por las mañanas durante el otoño.

  11. La cantidad de hombres que se sienten culpables de masturbarse tanto llega al 41%.

  12. Sólo un hombre de cada 400 es lo bastante flexible como para darse a sí mismo placer oral.

  13. En Europa del siglo XIV, los nobles más destacados tenían permitido exhibir públicamente sus genitales bajo una túnica corta, mientras que aquellos no tan bien dotados podían, si querían, usar un falsete de cuero que llamaban “bragueta”.

  14. En su máxima excitación, el clítoris dobla su tamaño y el punto G puede llegar a ser del tamaño de una almendra.

  15. Al menos el 50% de las mujeres han fingido el orgasmo en algún momento de su vida.

  16. El chimpancé tienen el récord de rapidez en el acto sexual entre los mamíferos, pues lo consuma en sólo 3 segundos. El ratón necesita 5 segundos, y las ballenas y los elefantes 20.

  17. Según los sexólogos, es posible que algunas mujeres lleguen a experimentar hasta 100 orgasmos por hora.

  18. Según la Asociación Española de Andrología, ASESA, los penes, según su tamaño, se clasifican en: Pene Pequeño, si mide entre 12 y 13 centímetros; Pene medio: si está entre los 13 y 15 centímetros; Pene normal, entre 15 y 17; Pene grande, entre los 17 y 20 centímetros; y Macropene, si mide más de 20 centímetros.

  19. El verbo “fornicar” proviene de las fornices, una especie de celdas debajo de los puentes, donde las prostitutas recibían a sus clientes.

  20. El nombre del aguacate surgió por su aspecto. La palabra se deriva del náhuatl y significa “testículo”.

  21. El 85% de las mujeres están satisfechas con el tamaño del pene de su pareja, mientras que sólo el 55% de los hombres se dice contento con el tamaño de su miembro. De estos, el 63% confiesa que su ansiedad por el tema comenzó debido a comparaciones durante la niñez, mientras que el 37% asegura que fue por las imágenes pornográficas que vio durante su adolescencia.

  22. Según expertos, Shakespeare utilizó 45 sinónimos del pene en todas sus obras.

  23. Cada segundo, cerca de 28 mil usuarios de Internet están viendo pornografía.

  24. Cap d’Agde es un pequeño pueblo de la costa francesa, fundado en los años 60 para practicar el nudismo libremente. Hoy en día, es un punto de referencia para parejas swinger de todo el mundo.

  25. Según una encuesta realizada por una marca de condones Durex, los 5 países que cuentan con un mayor porcentaje de población satisfecha con su vida sexual son: Nigeria (78%), México (73%), India (67%), Brasil (64%) y China (63%). Australia (40%), Inglaterra (37%), Francia (35%), Hong Kong (32%) y Japón (10%) son las naciones ubicadas en el fondo de dicha tabla.

COSAS SOBRE SEXO QUE SEGURO IGNORABAS

El mundo de la sexualidad posee una riqueza tan grande que a su alrededor existe un gran número de curiosidades que suelen pasar desapercibidas para la gran mayoría de las personas. En nuestro recorrido diario por lo más destacado de la blogosfera, hoy compartimos diez de ellas que recopila el blog «Culturizando»:

1.- Según numerosos estudios, la actividad sexual favorece el sueño, debido a la acción de las hormonas y diversas sustancias cerebrales que se generan durante las relaciones.

2.- Un 10% de la población no siente ningún tipo de atracción por ninguno de los dos sexos, es decir, es asexual.

3.- Una pareja que desea tener un hijo, emplea un promedio de cinco meses y medio de sexo sin protección antes de tener éxito.

4.- El óvulo humano mide en promedio 1.5 milímetros, un tamaño similar al de un hueso de aceituna, y puede ser visible al ojo humano. Estas dimensiones lo convierten en la célula más grande del cuerpo humano .

5.- Los espermatozoides tardan sólo cinco minutos en llegar a las trompas de Falopio, pero una vez allí pueden tardar hasta cinco días en fecundar un óvulo.

6.- Por término medio, los testículos de los europeos tienen el doble de tamaño que los de los chinos.

7.- Las mujeres necesitan completar tres etapas para poder llegar al orgasmo: deseo o libido, excitación y humedad o lubricación de los órganos genitales.

8.- La mujer para llegar a tener un orgasmo necesita, por lo general, unos 15 minutos, a diferencia del hombre que usualmente llega al orgasmo entre tres y cinco minutos.

9.- En la mujer la excitación puede durar sólo unos minutos o varias horas y se inicia entre 10 y 30 segundos después de comenzar la estimulación erótica.

10.- Durante la excitación, la mujer experimenta la lubricación, expansión y crecimiento de la vagina, así como el hinchamiento de los labios mayores y menores de la vagina, clítoris y senos, aceleramiento de los latidos del corazón, de la presión arterial y de la respiración. Además, los músculos de los muslos, caderas, manos y nalgas se tensan.

Dime cuánto sexo tienes y te diré tu cociente intelectual

Ayuda a quemar calorías, aumenta la segregación de la hormona de la felicidad, mejora la calidad del sueño e incluso, refuerza nuestro sistema inmunológico. Conoces algunos de los grandes beneficios de disfrutar de una placentera sesión de sexo, pero te faltaba éste: nos hace más inteligentes.

Entre otras cosas, disfrutar de un orgasmo reduce nuestros niveles de estrés y despeja nuestra mente. Supuestos que llevaron a un equipo de investigadores de Maryland y Corea del Sur a plantearse si estos factores podrían también influir en nuestra capacidad intelectual. Y la respuesta es abrumadoramente positiva. Resulta que tener una vida sexual activa mejora nuestras capacidades cognitivas mucho más de lo que imaginábamos.


Un placer inteligente

El estudio publicado en la revista Hippocampus demostró que el sexo aumentaba la estimulación cerebral hasta más de 24 horas después de haber disfrutado del encuentro. Los científicos encontraron que mantener relaciones sexuales aumenta la neurogénesis (la producción de nuevas neuronas) en el hipocampo, zona en la que se forman los recuerdos a largo plazo, consiguiendo un mayor desarrollo cerebral.

Todo esto se explica en torno a la palabra de moda desde hace décadas: el estrés. Cuando estamos estresados aumentan los niveles de cortisol y se reduce significativamente la mencionada neurogénesis, por lo que cada neurona que perdemos no encuentra sustituta. Sin embargo, si disfrutamos de experiencias estresantes positivas como el sexo o el ejercicio físico aumenta el flujo sanguíneo hacia el cerebro mejorando los niveles de oxígeno, despejando nuestra mente y poniendo en marcha la producción de neuronas de nueva generación.

Así, alcanzar el clímax ayuda a que las células del cerebro crezcan y, en consecuencia, nos hace más listos e inteligentes. Pero ojo, porque el efecto no dura de por vida…