ORGASMOS FEMENINOS EN SUEÑOS (PROGRAMADOS)

Cerca del 70% de las mujeres experimenta sueños explícitamente sexuales durante toda su vida.

El estudio, que recoge datos de entrevistas con más de 11.000 hombres y mujeres sobre sus experiencias sexuales –solo o acompañados– en los últimos 25 años, ha servido para acabar con la creencia de que los orgasmos nocturnos son más característicos de los varones. No hay duda de que esta ‘batalla‘ la tienen claramente ganada ellos: el 100% de los hombres había tenido sueños calientes y hasta el 13% reportó haber tenido su primera eyaculación en algún momento nocturno de su adolescencia o preadolescencia.

Sin embargo, según los resultados del análisis, ellas no se quedan tan atrás como se pensaba hasta ahora: cerca del 70% de las mujeres experimentan sueños explícitamente sexuales durante toda su vida y hasta el 5% aseguró haber disfrutado del primer orgasmo de su vida mientras dormía, y les acompañan a lo largo de su vida adulta. ¿Por qué y cómo se producen?

Ya estén solas o acompañadas, las mujeres disfrutan de estos sueños más a menudo de lo que se pensaba. (iStock)Ya estén solas o acompañadas, las mujeres disfrutan de estos sueños más a menudo de lo que se pensaba. (iStock)
Involuntarios e inesperados
De hecho, las probabilidades de que las féminas disfruten de uno de estos orgasmos nocturnos aumentan al entrar en la mediana edad, siendo la franja entre los 40 y los 50 la más satisfactoria a nivel de placer sexual nocturno.

A la vejez, viruelas‘, que se suele decir, y tiene bastante sentido. Teniendo en cuenta que son muchas las mujeres con dificultades para alcanzar el clímax en sus relaciones sexuales, el hecho de que sean capaces de llegar mientras duermen es una respuesta psicológica natural de sus cuerpos, que ansían descargar y lo hacen de una manera inconsciente. De hecho, los orgasmos nocturnos no son el resultado de la estimulación genital, sino que los genera nuestro propio cerebro.

Por suerte, la dificultad para alcanzar el orgasmo mientras están despiertas no niega automáticamente las posibilidades de hacerlo durante el sueño

“Este tipo de orgasmos se consiguen con más facilidad generalmente con la edad y la experiencia, de ahí que se den mayores tasas a partir de los 20 años y aumente su frecuencia en la década de los 30 y los 40”, asegura la doctora Debby Herbenick, profesora asociada de la Universidad de Indiana e investigadora del Instituto Kinsey.

Son muchos los factores que afectan a la insatisfacción sexual femenina. Desde los psicológicos derivados de complejos físicos, los sociales marcados por los tabúes, el cambio de pareja, la falta de información sexual… “Por suerte, la dificultad para alcanzar el orgasmo mientras están despiertas no niega automáticamente las posibilidades de hacerlo durante el sueño”, explican Barry R. Komisaruk, Beverly Whipple y Sara Nasserzadeh, coautores del libro ‘The Orgasm Answer Guide‘ (Johns Hopkins University Press).

De la mano de mujeres como Daisy Buchanan o Stevie Martin, quienes han tratado de inducirse a si mismas orgasmos durante el descanso nocturno, llegan nuevas recomendaciones: irnos a la cama muy cansados y, especialmente en el caso de las mujeres, visualizando previamente en qué momento del mes nos encontramos. Como, por otra parte, era de esperar, ambas coinciden en que la escasez de encuentros sexuales en días anteriores –o la insatisfacción de haberlos tenido sin llegar al clímax– también aumenta las probabilidades de que tengamos ‘dulces sueños‘.

Por último, y quizás lo más obvio, recomiendan intentar tener pensamientos sexuales cuando estamos conciliando el sueño. Y, si no pasa nada, al menos te habrás dormido con una sonrisa en la cara.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.