Mi novia/o me dejó: 5 consejos para superar la ruptura unilateral

Al sufrimiento de la ruptura se le añade el malestar por no entender lo ocurrido. ¿Qué hacer?


Mi novia me dejó, ¿qué puedo hacer para volver a sentirme bien? Mi novio ha terminado con nuestra relación, ¿cómo puedo superarlo? Estas son preocupaciones típicas ante las rupturas unilaterales de pareja, y lo cierto es que es relativamente normal que muchas personas se obsesionen durante un tiempo con esta clase de problemas. El fin del idilio suele ser doloroso, y si además ha ocurrido a partir de una decisión unilateral, acostumbra a serlo más.

Sin embargo, ninguna época de tristeza y de crisis emocional tiene por qué durar indefinidamente, y por muy mal que estemos hay mucho que podemos hacer para sentirnos mejor y llegar a superar ese duro golpe. Puede que otra persona haya decidido terminar con algo compartido, pero sobre nuestro bienestar psicológico toda la legitimidad para cambiar a mejor y sentirse bien la tiene uno mismo.

Consejos a seguir si tu novio o novia te ha dejado
Es cierto que sobre amor no existen grandes leyes naturales que se cumplan en el 100% de los casos, pero lo más frecuente es que las rupturas de pareja unilaterales sean muy dolorosas. En estos casos, hay que procurar no quedarse estancado en esa etapa de crisis, para que la tristeza no se quede siempre ahí impidiendo que vivamos la vida con normalidad. A continuación encontrarás varios consejos útiles si tu novia/a te ha dejado y sientes un gran malestar.

1. Resérvate tiempo para asimilarlo
Hay personas que creen que superarán mejor la ruptura si hacen ver como que no ha ocurrido, lo cual les lleva a intentar hacer exactamente lo mismo que llevaban haciendo siempre, como si no les hubiese afectado lo ocurrido. Esto es un error. Si vives con la obsesión de “mi novia me ha dejado”, “ mi novio ya no volverá, o similares, no tine sentido imponerse a uno mismo una fachada tan artificial.

Por eso, es necesario dedicar al menos unos minutos al día a afrontar la ruptura y aceptar su existencia. Sí, esto es algo doloroso, y es muy posible que se pase por momentos de llanto. Sin embargo, al menos en las primeras fases del proceso de superación de la ruptura, es bueno exponerse a esto.

2. Entiende que buscas una meta a largo plazo
Salir de tu zona de confort es imprescindible, y esto implica aceptar que tendrás que pasar momentos incómodos por un bien superior: volver a la normalidad en las próximas semanas y meses, y no permitir que tu malestar y tristeza se cronifique.

Por otro lado, entender que lo que hagas en el presente deberá entrar en la lógica de ese proceso de mejora a medio o largo plazo significa que la salud mental de uno mismo es lo primero, y por eso la relación con la expareja debe supeditarse a lo que en cada caso creamos que es más útil para nosotros. No deben existir sentimientos de culpabilidad por querer no tener contacto con él o ella.

3. Examina tus creencias de culpabilidad
Cuando a alguien le deja su pareja, es muy común que empiece a tener sentimientos de culpabilidad, aunque aparezcan a partir de creencias totalmente irracionales. Esto hace que aparezcan pensamientos intrusivos referidos a aquellas situaciones que según uno mismo han propiciado que el novio o la novia haya puesto fin a la relación.

Es cierto que posiblemente buena parte de lo que ha llevado a la otra persona a cortar con nosotros tenga que ver con cosas que hemos hecho, pero hay que tener presente dos cosas.

En primer lugar, no todo lo que lleva a la ruptura y haya sido producto de nuestras acciones es algo por lo que avergonzarse ni pedir perdón. Por ejemplo, las incompatibilidades en cuanto a prioridades o personalidad no pueden ser culpa ni de una de las partes ni de la otra. No hay un tipo de persona a la que debamos parecernos para mantener la buena salud de la relación de pareja.

En segundo lugar, incluso en aquello que puede ser considerado moralmente incorrecto y que haya entristecido o enfadado a la ex pareja, puede servir como lección para mejorar en el futuro. Sobre el pasado no se tiene poder, pero sí sobre el presente y el futuro. Hacer que esa experiencia sirva para aprender es la mejor manera de progresar y hacer que la autoestima no se resienta indefinidamente por lo ocurrido.

4. Busca creencias irracionales
Con eventos tan importantes como la ruptura, es muy fácil que, sin que nos demos cuenta, se cuelen en nuestro sistema de creencias varias ideas totalmente irracionales acerca de quiénes somos y qué hemos hecho. Normalmente estas ideas son muy pesimistas o tienen un sesgo que nos lleva a concentrar toda nuestra atención en aquello que percibimos como debilidades de uno mismo. Por eso, es necesario reflexionar e ir destapando poco a poco esas creencias sin fundamento.

5. Que no te dé miedo acudir a terapia
En algunos casos, el esfuerzo de uno mismo no es suficiente para asimilar la ruptura y volver a vivir sin estar permanentemente instalado en la tristeza. En este caso, lo que sí puedes hacer por ti es rechazar la idea de que si vas a psicoterapia por el apoyo psicológico que esta te puede proporcionar eso será síntoma de debilidad. Es totalmente comprensible que, si alguien querido nos deja, tengamos dificultades para volver a estar bien; a fin de cuentas, es un proceso de duelo

Deja un comentario