EL PAPEL QUE JUEGA EL OLOR EN EL SEXO Y EN EL AMOR

Se habla del amor a primera vista, pero parece que hay otro sentido que puede ser vital, no solo para la atracción inicial, sino también para las relaciones a largo plazo: el olfato. Y no precisamente el de las flores que muchos piensan regalar por San Valentín.

Si bien se ha debatido mucho sobre si las feromonas son o no un factor clave a la hora de elegir a un compañero de cama, parece que en lo que sí influye el olor del otro es en nuestro bienestar, ya que podría ser una forma de disminuir los niveles de ansiedad, sobre todo en el caso de las mujeres.

Así lo demuestra un reciente estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology, en el que se concluye que las mujeres tienen niveles más bajos de cortisol, una hormona relacionada con el estrés, al percibir el olor corporal de sus parejas, en el caso del ensayo masculinas.

Para la investigación, se reclutó a un total de 96 mujeres, a las que se agrupó asignándoles olores diferentes. Un grupo tenía contacto con el olor de su pareja sentimental, otro con el de un extraño y un tercer grupo recibía un aroma neutro. Después los tres grupos fueron sometidos a un elemento que incrementase su estrés. De esta forma, se pudo observar cómo la ansiedad percibida se redujo en las participantes que estuvieron expuestas al olor de su pareja, mientras que los niveles de cortisol fueron más elevados en quienes les tocó el de un extraño.

Según explica Marlise Hofer, de la Universidad de Columbia Británica (Canadá), autora principal del estudio, esta conclusión explicaría ciertos comportamientos relacionados con la psicología social, como el hecho de que “muchas personas duermen en el lado de la cama de su pareja cuando esta no está“, porque quizás eso les genere tranquilidad.

Oler el peligro (literal)
Al contrario, el hecho de que el grupo que recibía el olor de un extraño, reaccionase con mayor nivel de estrés, se podría relacionar con que “desde una edad temprana, los humanos tememos a los extraños —especialmente si son hombres—, de modo que el aroma de un hombre que no conocemos puede desencadenar una respuesta de ‘lucha o huida que conduce a un aumento del cortisol“.

No solo calma, la fragancia corporal de una persona puede hablar de evolución y traernos recuerdos y emociones.

La sexóloga Verónica Vivero explica que nuestro olfato también tiene “un sentido de registro o memoria olfativa“. Este mecanismo permite que el olor se recoja a través del bulbo olfativo, que está conectado con una estructura cerebral que conocemos como sistema límbico, encargado de funciones básicas y muy relacionado con las emociones. “Nuestro sistema olfativo registra ese aroma y le asocia a una emoción“, aclara Vivero. Eso explicaría que el olor de nuestra pareja “nos reporte emociones como: seguridad, apego, intimidad, etcétera“.

Más potente que la vista o el oído
Todo este proceso, añade, “tiene una base neurobiológica y está directamente relacionado con nuestro instinto de supervivencia. Un olor nos conecta con el medio, nos alerta, nos atrae, nos avisa de un peligro, nos conecta con un recuerdo, con el pasado, con sentimientos, con emociones…“.

Por eso, “si hemos asociado el olor de la pareja con una emoción agradable, este condicionamiento responde fisiológicamente bajando los niveles de cortisol en sangre (hormona del estrés) y se reduce la ansiedad“.

También cabe pensar que el olor de nuestra pareja nos puede conectar con recuerdos agradables, que aplaquen nuestra ansiedad, y nos trasladen a momentos de felicidad. A este respecto, hay estudios que han demostrado que la conexión emocional que hacemos al evocar un recuerdo, a través de un olor, es más fuerte, que la que se produce a través de sonidos o imágenes.

El olor que garantiza descendencia sana
La también sexóloga Judith Viudes agrega que “podemos decir que el amor es todo un cóctel multifactorial y neurobioquímico, pero una de sus bases más potentes en la elección de pareja es el olor“. Más allá de la atracción sexual provocada por las feromonas, parece que nuestro cuerpo es capaz de detectar “la compatibilidad de sistemas inmunes diferentes, que es un factor automático y clave en la evolución de una descendencia sana“.

La idea de oler camisetas ha ido más allá del momento nostálgico con la pareja, es una cuestión evolutiva. De hecho, si aún no ha encontrado su maridaje perfecto puede arriesgarse a acudir a las Pheromone Parties. Se trata de fiestas en la que se busca encontrar pareja a través del olfato.

Para ello los participantes llevan varios días una misma camiseta, que después introducen en una bolsa hermética y llevan al evento. La idea es centrarse en las sensaciones que se perciben al oler las distintas camisetas, que están numeradas de forma anónima, para después poder conocer a su propietario o propietaria.

Deja un comentario