LA DEPRESIÓN SIN PASTILLAS (VII)

Cuidarte a ti mismo

Consume alimentos que tengan propiedades antidepresivas. Además de consumir una dieta balanceada, aumenta la cantidad de alimentos que son conocidos por ayudar durante la depresión. Estas incluyen comidas con omega 3, ácidos grasos, tales como el salmón, sardinas y nueces, así como otro alimentos altos en grasas saludables, como aguacates y coco.

Prueba con suplementos. Hay varios suplementos en el mercado que dicen ser antidepresivos naturales. Asegúrate de hablar con tu doctor antes de agregar estos suplementos a tu rutina, ya que muchos están contraindicados con ciertos medicamentos.
La hierba de San Juan es un suplemento popular que dice cómo tratar la depresión y ansiedad.
El 5-Hidroxitriptófano (5-HTP) es una planta del África y dice ser efectiva para estabilizar el humor.
S-Adenosil metionina (SAM O SAM-E) reemplaza los componentes naturales que los mamíferos producen para estabilizar su humor.
El té verde contiene L-Teanina, un antidepresivo natural. Este puede ser tomado en forma de píldora o como té.

Evita el alcohol y las drogas. El alcohol y las drogas pueden aliviar los síntomas de depresión por un corto tiempo, pero siempre traen consigo cosas peores. Para tener el control de tus emociones, es mejor evitarlos por completo.
El alcohol es una substancia depresiva y en ocasiones produce que los sentimientos negativos empeoren mientras se consume para tener placer.
Si estás luchando contra una adicción al alcohol o las drogas, es importante recibir el tratamiento adecuado inmediatamente. No serás capaz de salir de la depresión sin ayuda. Contacta con el grupo de Alcohólicos Anónimos o de Narcóticos Anónimos de tu localidad para más información.

Vista a un terapeuta. Cuando no sientas que puedes salir de tu depresión por ti solo, es momento de buscar ayuda. Los terapeutas están entrenados para ayudar a la gente a desarrollar una nueva forma de pensar y a calmar la depresión y prevenir que vuelva a suceder. Tu terapeuta desarrollará un tratamiento adecuado a tus necesidades.
Hay evidencia de que hablar con un terapeuta, particularmente una terapia cognitiva que se concentra en cambiar los pensamientos negativos, pueden ser efectivos en el tratamiento de la depresión, ya sea por sí solo o combinado con medicamento.
La consejería pastoral y los grupos de 12 pasos también pueden ofrecerte un lugar para conversar sobre tus sentimientos y obtener ayuda con respecto a las circunstancias que acompañan o que provocan tu depresión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.