CURAR LA DEPRESIÓN DE MANERA NATURAL (VI)

Fortalece tu lado espiritual. Muchas personas creen que estar en contacto con la espiritualidad ayuda a encontrar la paz que necesitan para tratar la depresión.
Trata de meditar, lo cual está enfocado a desarrollar una mentalidad que te lleve a tener más conciencia de ti mismo y paz. Busca grupos de meditación en tu localidad o practícala tú mismo.
Si eres una persona religiosa, considera asistir a un lugar donde puedas rezar frecuentemente e involúcrate con grupos que puedas conocer luego de los servicios. Pasar tiempo con gente de mente abierta te dará un sentimiento de ser parte de una comunidad.

Sé bueno contigo mismo. La depresión puede provocar tener sentimientos extremadamente negativos sobre tus habilidades y personalidad. Enfócate en lo que te gusta de ti y las cosas positivas que tienes para ofrecer al mundo, en lugar de pensar en lo que está mal.
No te culpes a ti mismo por estar deprimido. La depresión afecta a casi todos en algún punto de sus vidas. No eres débil ni cobarde; tienes una condición que puede ser debilitante y estás empezando a hacer algo para enfrentarla. Eso es muy valiente.

Método

Modificar tus actividades

Pasa algo de tiempo afuera. Respirar aire fresco, reconectarte con la naturaleza y disfrutar de la luz del sol puede restaurar los niveles de la vitamina D haciendo que te sientas más animado. Pasa algo de tiempo afuera todos los días. Cuando sea posible, aléjate de la ciudad y camina por los bosques o conduce hacia el lago más cercano.
Si hace mucho frío afuera, abre las persianas y deja que entre la luz natural a tu casa.
Durante los meses oscuros de invierno, los productos de terapia de luz pueden reemplazar los rayos de luz. Estos los puedes adquirir en cualquier tienda o en línea.

Mantente ocupado. Tener una rutina ocupada es una forma de escapar de tu tristeza. Si no tienes trabajo o clases, lleva tu computadora o un libro a una cafetería. No dejes que el día pase mientras tú albergas sentimientos de tristeza.
Haz una lista de las tareas que necesitas hacer durante la semana y táchalas mientras las haces.
Toma responsabilidades. Renunciar a las responsabilidades cuando estás deprimido puede llevarte a tener sentimientos de insuficiencia e impotencia. Ofrécete a llevar a un pariente anciano al supermercado cada semana; haz que los demás confíen en ti.

Ejercítate todos los días. Mover el cuerpo relaja la mente. De hecho, el ejercicio disminuye los sentimientos de ansiedad y depresión. Busca algún ejercicio que te guste, como caminar, yoga, nadar o andar en bicicleta y hazlo todos los días.
No te preocupes por hacer ejercicio para perder peso. Enfócate en lo bien que se siente tu cuerpo, al bombear tu corazón y hacer que tu respiración acelere.
Ejercítate con un compañero para hacerlo más divertido. Trata de hacer una rutina semana con un amigo o familiar.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.