¿Qué odias de tu pareja?

Si alguien te pide que menciones todo aquello por lo que amas a tu pareja, seguramente podrías formular una lista larguísima. Pero, si te piden que hables de aquello que te molesta es muy probable que también encuentres varios detalles. ¿Por qué? Porque no somos “moneditas” de oro. No existen el hombre o la mujer perfectos. Tenemos hábitos y costumbres que pueden no agradar a nuestra pareja y aunque eso no signifique que no nos ame, seguramente no le molestaría en absoluto que los modificáramos. Sin embargo, una parte muy importante del éxito de una relación es aprender a vivir también con aquello que no nos gusta del otro. Una encuesta del portal de citas para infieles Victoria Milan, buscó aquellas características de la pareja que irritan a hombres y mujeres. Después de preguntar a 2106 usuarios, estos fueron los resultados:

Lo que más molesta a los hombres de su pareja es que:

  1. Se queje constantemente
  2. No se cuide físicamente
  3. Lo critique
  4. Descuide las tareas del hogar
  5. Sea perezosa
  6. No se depile
  7. Sea tacaña
  8. Pase mucho tiempo con sus padres
  9. No cuide su higiene personal
  10. Ronque

Lo que más molesta a las mujeres de su pareja es que:

  1. Sea vago
  2. Sea tacaño
  3. Se queje todo el tiempo
  4. Hable demasiado alto
  5. Descuide las tareas del hogar
  6. Cuente chistes que le avergüencen
  7. Pase mucho tiempo con sus padres
  8. Se vista mal
  9. No cuide su higiene personal
  10. Deje la puerta abierta cuando va al baño

¿Qué opinas sobre estas listas? Tú, ¿qué odias de tu pareja?

FÁRMACOS PARA EL SEXO

El fenómeno de la sexualidad humana es un proceso complejo, que implica diferentes factores para una sexualidad plena: hormonales, nutricionales, emocionales, ejercicio, estilo de vida, edad, etc. Sin embargo, vivimos una vida llena de estrés y de alteraciones hormonales, que hace más difícil que las personas puedan disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria.

En este contexto muchos se lanzan a la búsqueda de una droga maravillosa que desencadene de manera armoniosa y placentera el disfrute.

Facilitador en lugar de potenciador
Por su parte, el mercado está saturado de productos que ofrecen maximizar el rendimiento sexual, lo cual es más que nada un efecto placebo. El enfoque de potenciador sexual es equivocado, el término que deberíamos, usar es de un facilitador para la relación sexual, ya que ésta en su mayor parte depende de la líbido de los seres humanos, es decir la parte del cerebro que se dedica a las funciones químicas de la atracción sexual.

El famoso Viagra
Los hombres generalmente o erróneamente piensan que el uso de los medicamentos para facilitar la erección mejorarán su actividad sexual, lo cual es falso ya que este tipo de medicamentos solo debe de usarse en casos específicos de impotencia masculina.

Lo que hacen estos medicamentos es inducir el óxido nitroso a nivel del pene para hacer una vasoconstricción y retener la sangre que fluye hacia el pene para tener una erección sostenida, este medicamento como el viagra (Sildenafil), se toma media hora antes de tener la relación sexual, pero es necesario que el hombre sea estimulado y atraído por su pareja, para facilitar la erección.

Los problemas de éste medicamento es que pueden provocar una erección prolongada conocida como priapismo, la cual es muy dolorosa, y ocasiona también problemas de ansiedad. Las personas que no tienen impotencia no tienen necesidad de usarlo. También se usan bombas de vacío, inyecciones peneanas (prostaglandina E1), anillos de plástico que evitan el retorno venoso del pene para prolongar la erección e incluso cirugías con prótesis intracavernosas.


10 soluciones naturales para problemas sexuales

–  1 ) Eyaculación precoz: clavo de olor.
–  2 ) Vaginitis: manzanilla.
–  3 ) Pérdida líbido: Ginkgo 1 cada 5 hombres tiene falta deseo sexual.
–  4 ) Falta de deseo (hombre): Maca.
–  5 ) Falta de deseo (mujer): Ginseng, arginina.
–  6 ) Hongos e infección vaginales: Aceite de árbol de té.
–  7 ) Eyaculación precoz: Panax ginseng. Antes de tiempo.
–  8 ) Infecciones urinarias: Arándanos.
–  9 ) Anorgasmia (femenina): Lavanda. En busca del orgasmo perdido
–  10 ) Impotencia: Extracto de Yohimbe.


Cada vez son más las personas que confiesan tener algún tipo de dificultad cuando tienen relaciones sexuales. Después de descartar posibles problemas de salud, se pueden obtener resultados muy positivos con algunas recetas naturales. Se trata de soluciones milenarias, que desafían a la ciencia.

El Viagra femenino
La mejor forma de tener una salud sexual, es que cada quien conozca su cuerpo y estimule las zonas erógenas del mismo, para esto bastará usar la imaginación.

Actualmente, se hace mucho énfasis en el Viagra femenino, que consiste en parches de testosterona, hormona masculina que también las mujeres producen en pequeñas cantidades en sus ovarios y en las glándulas suprarrenales.

Este tipo de terapia pretende estimular la líbido en la mujer y aumentar su apetito sexual, se considera que para que esta tenga efecto tiene que ser usada con regularidad, pero los efectos de la testosterona sobre la mujer pueden tener efectos secundarios virilizantes, como lo es el (hirsutismo) crecimiento de vello facial.

El papel de la psicología
Cuando comprendemos que los problemas de la sexualidad en su mayoría tienen un origen psicológico, como lo es la eyaculación precoz, o la anorgasmia de la mujer, es necesario buscar mejores alternativas de apoyo psicoterapéutico, antes de caer en el engaño de productos milagrosos que potencian la actividad sexual.

Y dado que el problema de la insatisfacción sexual ha aumentado por las condiciones de vida tan acelerada, en la cual todo lo queremos instantáneo, hasta el sexo, ha favorecido la aparición de estos medicamentos milagrosos, que en ocasiones es mayor su efecto placebo (lo cual es válido) que el otorgado por el beneficio del producto.

En conclusión podemos sugerir, que la mejor combinación para plenitud sexual será la comunicación, el conocer tu cuerpo y las zonas que deben ser estimuladas, y el no permitir egoísmos en la relación sexual, sino que la pareja atienda también las necesidades del otro y en caso de requerir un medicamento que favorezca la erección, utilizarlo pero con medida y no abusar ni depender de este medicamento.

LA MUJER Y SU SEXUALIDAD. CONFUSIONES

1 El número. Las estadísticas suelen señalar que los hombres tienen casi el doble de parejas sexuales que las mujeres. Pero las cosas han cambiado y las distancias se han acortado. Un estudio del 2009 publicado por la Sociedad Europea de Ginecología señala que las mujeres latinoamericanas tienen, en promedio, doce compañeros sexuales. ¿Alguien quiere sacar la cuenta?

2 El orgasmo. Mientras que para algunas no es complicado llegar al clímax sólo con la estimulación del miembro masculino, muchas necesitan, además, estimular directamente el clítoris. ¿Representa esto dos maneras diferentes de sentir el orgasmo? Un estudio publicado por el Instituto Nacional de Salud de los EE.UU. demuestra que, funcionalmente, sí: diferentes flujos sanguíneos se activan con cada estimulación.

3 Menstruación. Contrario a lo que indica la Biblia y muchas otras tradiciones alrededor del mundo, mantener relaciones sexuales durante el periodo menstrual no es impuro ni perjudicial. Salvo algunos cuidados razonables que se deben a tener en cuenta, si no se siente dolor en esos días, puedes seguir con tu vida sexual sin ningún problema.

4 Homosexualidad. Según un estudio publicado por el Natsal del Reino Unido, centro nacional que estudia las actitudes y estilos de vida en torno a la sexualidad, entre 1990 y el 2012, la población femenina que ha tenido algún tipo de experiencia homosexual con contacto genital ha pasado del 2% al 8% de la población total.

5 Embarazo. Esta etapa llena de ternura en la vida de la mujer guarda un secreto: una vez terminado el período inicial de náuseas y malestar, el flujo de hormonas dispara la libido de una manera sorprendente. El líquido amniótico protege al bebé, así que ninguna posición está contraindicada y sentir las contracciones del orgasmo no provoca un trabajo de parto adelantado. A disfrutar.

6 Pareja. Hasta un 72% de mujeres en el Perú está de acuerdo con que “una mujer que trabaja y tiene dinero es más feliz que una que depende de su esposo”, según un estudio de la U. de San Martín de Porres. Un 88.7% cree que una madre soltera puede salir adelante y un 90.8% considera que, así tenga hijos, si no se comprende con su pareja, se separaría. El debate sobre la tradición de la familia está servido.

7 Tercera edad. El haber tenido múltiples partos naturales no es impedimento para continuar con una vida sexual plena, incluso después de la menopausia. Las cirugías que devuelven la tonicidad a la vagina son cada vez más comunes y accesibles, así como los tratamientos para mantener un canal vaginal naturalmente lubricado. Con los años, además, la desinhibición es mayor. ¡A ponerse guapas!

8 Las fantasías. El juego de roles se aprovecha mejor con las vestimentas juguetonas que encontramos en tiendas online y en boutiques que podemos visitar a cualquier hora del día. Un estudio publicado por el Journal of Sexual Medicine demostró que los practicantes de fantasías eróticas como la sumisión y dominación, no son diferentes que el resto de la población a nivel psicológico, e incluso, pueden estar mejor.

9 ¿Solo amistad? Un estudio de la Universidad de Wisconsin en los EE.UU. demostró que la amistad entre hombres y mujeres está afectada por enraizadas conductas evolutivas de apareamiento. Es decir, por más que quieran, no pueden ser solo amigos. Lástima.

LOS TABUES QUE ESTROPEAN NUESTRA INTIMIDAD

Mantener los mitos y los tabúes implica seguir viviendo en la ignorancia. Limitar el conocimiento y permitir que éstos subsistan, solo ocasiona que una expresión humana como la sexualidad, que va más allá de la simple genitalidad, sufra distorsiones y desviaciones.


Algunos de los mitos y tabúes son:

  • Las relaciones sexuales durante la menstruación, ya que esto parecería ser sucio, pecaminoso, vergonzoso e incluso inmoral.

  • Tener una vida sexual activa, ya que esto implica que el orificio vaginal se haga más grande o se pierda la capacidad de apretar o contraer la vagina, proporcionando menor placer a la pareja.

  • El sexo durante el embarazo es aún más prohibido por la connotación que tiene la maternidad << pura>>, pues se cree que el pene puede dañar al bebé, producir abortos prematuros , lo cual se presenta sólo en casos de embarazo de alto riesgo y cuando el médico indica la suspensión temporal de la actividad sexual y por absurdo que parezca, hay quienes llegan a sentirse <> por esa tercera presencia en pleno desarrollo; también en esta etapa muchas mujeres se muestran avergonzadas y renuentes a la transformación física que sufre su cuerpo, creando una muralla que impide el acercamiento de la pareja.

La masturbación genera sentimientos de culpa, en la mayoría de los casos por una educación reprimida y moralista, que puede traer problemas de tipo sexual a nivel personal y de pareja. También se cree que por practicar la masturbación puede salir pelos en la mano, causar ceguera y hasta producir acné.

  • En relación al método anticonceptivo DIU, se tiene la creencia que durante la penetración el pene se puede lastimar por este aparato, lo cual es una aberración, pues éste jamás alcanzará la ubicación del DIU.

  • El tamaño del pene es un mito, pues se cree que entre más grande mayor será la satisfacción sexual que producir en la mujer.

El orgasmo se ha asociado exclusivamente a los genitales, tanto al tamaño del pene como al de la vagina sin considerar, que el orgasmo puede presentarse con sólo acariciar o besar a la pareja en cualquier parte del cuerpo, sin llegar necesariamente al coito. Al idealizar el orgasmo con una expectativa muy alta, se limita la capacidad de disfrutar y sentir la sexualidad creyendo que no se ha alcanzado aún el orgasmo.

  • Las relaciones sexuales de tipo anal y oral sé consideran, generalmente, como depravaciones y fuera de lo normal para muchas personas, pues se piensa que son asquerosas y degeneradas. Se cree que el sexo anal se limita exclusivamente a una actividad homosexual.

  • La homosexualidad también es considerada una perversión por los convencionalismos sociales, religiosos y otros prejuicios, ya que esta práctica sexual es solamente una orientación diferente.

La narratofilia se refiere al gusto por narrar situaciones, fantasías e historias sexuales, con el fin de excitar a la pareja, a veces se utilizan palabras obscenas tales como <<¡Muévete perra, dame más…¡Hagamos cochinadas!>>; esta práctica de ser para muchas personas irrespetuosa y ofensiva, cuando en ocasiones sólo es un juego erótico.

  • La zoofilia se refiere al contacto sexual que tienen hombre y mujeres con animales. También es considerada una perversión degenerada; comúnmente se da en zonas rurales. Esta conducta presupone un afán de curiosidad de experimentar algo diferente o el deseo de desahogarse sexualmente ante la insatisfacción con la pareja; no se descarta la posibilidad de una patología mental ante esta práctica.

  • El incesto es uno de los tabúes más arraigados en casi todas las culturas y especialmente en la occidental. Sin embargo, a pesar del rechazo social que provoca el sexo entre familiares es más frecuente de lo que se quiere admitir. Si existe una diferencia de edad de 5 a 7 años y se manifiesta una agresión física e incluso se engaña con juegos a base de caricias para tener relaciones sexuales, puede considerarse abuso sexual o violación.

  • El objetivo principal de la pornografía radica en proporcionar una fantasía sexual, erotismo y excitación. Para muchas personas este medio resulta depravado, torcido o asqueroso; ya que existen en el mercado diversos tipos de pornografía y en los que muchos de ellos se maneja un contenido absolutamente distorsionado de la sexualidad humana e incluso la convierten en manifestaciones sexuales indignas hacia los más vulnerables: los niños y los adolescentes, atentando contra la libertad, los derechos y la dignidad del ser humano en general. Estos elementos no implican cerrarse a la posibilidad de experimentar nuevas formas de erotismo, a través de la observación de pornografía y de ampliar el conocimiento que se tenga del tema.


Importante:

Los puntos mencionados anteriormente, son puestos a consideración y criterio de cada persona, pues lo tratado en este tema da la libertad y responsabilidad de elegir y decidir, de acuerdo con la pareja, de practicar o no alguno de estos comportamientos. Esta información puede ayudar a aclarar ciertas dudas o creencias que nos han limitado el libre disfrute de la sexualidad y a no expresar el deseo.

Bibliografía consultada
Mil y una ideas para la mujer de hoy
Georgina García Barajas, Talía Méndez Moreno y Guadalupe Ramos de Martínez
México 2005

Nada mata más rápido la vida sexual que una pareja que se niega a salir de su zona de confort

Dicho de otra manera”, puntualiza Cox, “es muy probable que una mujer que nunca se haya masturbado, no haya tenido un orgasmo en su vida. Muchas lo evitan por vergüenza y por falta de intimidad, pero el esfuerzo de buscar unos minutos para experimentar con sus genitales y localizar zonas de placer tiene sus recompensas. Es fundamental hacernos un mapa sexual individual y aprendernos el camino al dedillo –nunca mejor dicho–, para saber guiar a nuestras parejas de cama.


Nunca empiezan el sexo
Es bastante más común de lo que cualquier mujer quiera admitir, pero el hecho es que casi siempre son ellos quienes demandan sexo. Sin embargo, sentirse poderosas, atractivas y sexis al sentarse de pronto sobre ellos en el sofá, bajar sus pantalones o desabrochar sus cinturones, puede conducir a relaciones sexuales bastante más placenteras y lujuriosas que esperar en la cama a que se nos echen encima.

El sexo rutinario y repetitivo mata la pasión. Iniciar las relaciones sexuales cuando no suele, puede aumentar la libido para ambos. Es conveniente dar el primer paso tan a menudo como sea posible, recomienda Cox, quien exagera que las mujeres toman la iniciativa “incluso cuando en realidad no desean tener sexo”.


Vergüenzas intermitentes
Un minuto están gimiendo y gimiendo llenas de lujuria desenfrenada y al siguiente totalmente calladas porque les da apuro el ruido”, ejemplifica la sexóloga. Una especie de coitus interruptus en el que lo mismo son las chicas más picantes y lanzadas del planeta que se tapan los senos con la sábana para que no se vea su cuerpo desnudo.

Las anécdotas embarazosas sobre sexo abundan por doquier, y no es de extrañar teniendo en cuenta la inmersa cantidad de personas a las que les cuesta dejarse llevar y se centran más en las velas, las sábanas de raso y en si la lencería de turno comprada específicamente para la ocasión está bien o mal colocada. Son muchas las mujeres a las que les cuesta desinhibirse y se sienten cohibidas, pero, en serio: ¿de verdad creéis que en ese momento a alguien le importa que vuestra ropa interior no conjunte, que no estéis totalmente depiladas o que la piel de tus muslos no sea tersa y firme como la de los anuncios de cremas anticelulíticas?

Iniciar las relaciones sexuales en un momento inesperado puede aumentar la libido para ambos

El mal aliento, las risas nerviosas, los sonidos que salen de nuestros orificios… Hay tantos desastres potenciales en cualquier relación sexual que tendríamos que evitar practicar sexo si pretendemos mantenernos siempre perfectos”, comenta Cox. Ha llegado el momento de olvidarnos de los tapujos, empezar a relajarnos y, de una vez por todas, disfrutar de una vida sexual a lo grande.

COSAS SOBRE SEXO QUE SEGURO IGNORABAS

El mundo de la sexualidad posee una riqueza tan grande que a su alrededor existe un gran número de curiosidades que suelen pasar desapercibidas para la gran mayoría de las personas. En nuestro recorrido diario por lo más destacado de la blogosfera, hoy compartimos diez de ellas que recopila el blog «Culturizando»:

1.- Según numerosos estudios, la actividad sexual favorece el sueño, debido a la acción de las hormonas y diversas sustancias cerebrales que se generan durante las relaciones.

2.- Un 10% de la población no siente ningún tipo de atracción por ninguno de los dos sexos, es decir, es asexual.

3.- Una pareja que desea tener un hijo, emplea un promedio de cinco meses y medio de sexo sin protección antes de tener éxito.

4.- El óvulo humano mide en promedio 1.5 milímetros, un tamaño similar al de un hueso de aceituna, y puede ser visible al ojo humano. Estas dimensiones lo convierten en la célula más grande del cuerpo humano .

5.- Los espermatozoides tardan sólo cinco minutos en llegar a las trompas de Falopio, pero una vez allí pueden tardar hasta cinco días en fecundar un óvulo.

6.- Por término medio, los testículos de los europeos tienen el doble de tamaño que los de los chinos.

7.- Las mujeres necesitan completar tres etapas para poder llegar al orgasmo: deseo o libido, excitación y humedad o lubricación de los órganos genitales.

8.- La mujer para llegar a tener un orgasmo necesita, por lo general, unos 15 minutos, a diferencia del hombre que usualmente llega al orgasmo entre tres y cinco minutos.

9.- En la mujer la excitación puede durar sólo unos minutos o varias horas y se inicia entre 10 y 30 segundos después de comenzar la estimulación erótica.

10.- Durante la excitación, la mujer experimenta la lubricación, expansión y crecimiento de la vagina, así como el hinchamiento de los labios mayores y menores de la vagina, clítoris y senos, aceleramiento de los latidos del corazón, de la presión arterial y de la respiración. Además, los músculos de los muslos, caderas, manos y nalgas se tensan.

Dime cuánto sexo tienes y te diré tu cociente intelectual

Ayuda a quemar calorías, aumenta la segregación de la hormona de la felicidad, mejora la calidad del sueño e incluso, refuerza nuestro sistema inmunológico. Conoces algunos de los grandes beneficios de disfrutar de una placentera sesión de sexo, pero te faltaba éste: nos hace más inteligentes.

Entre otras cosas, disfrutar de un orgasmo reduce nuestros niveles de estrés y despeja nuestra mente. Supuestos que llevaron a un equipo de investigadores de Maryland y Corea del Sur a plantearse si estos factores podrían también influir en nuestra capacidad intelectual. Y la respuesta es abrumadoramente positiva. Resulta que tener una vida sexual activa mejora nuestras capacidades cognitivas mucho más de lo que imaginábamos.


Un placer inteligente

El estudio publicado en la revista Hippocampus demostró que el sexo aumentaba la estimulación cerebral hasta más de 24 horas después de haber disfrutado del encuentro. Los científicos encontraron que mantener relaciones sexuales aumenta la neurogénesis (la producción de nuevas neuronas) en el hipocampo, zona en la que se forman los recuerdos a largo plazo, consiguiendo un mayor desarrollo cerebral.

Todo esto se explica en torno a la palabra de moda desde hace décadas: el estrés. Cuando estamos estresados aumentan los niveles de cortisol y se reduce significativamente la mencionada neurogénesis, por lo que cada neurona que perdemos no encuentra sustituta. Sin embargo, si disfrutamos de experiencias estresantes positivas como el sexo o el ejercicio físico aumenta el flujo sanguíneo hacia el cerebro mejorando los niveles de oxígeno, despejando nuestra mente y poniendo en marcha la producción de neuronas de nueva generación.

Así, alcanzar el clímax ayuda a que las células del cerebro crezcan y, en consecuencia, nos hace más listos e inteligentes. Pero ojo, porque el efecto no dura de por vida…

¿Puedo medir mi inteligencia sexual?

Abrazo-erótico

El psicólogo Antoni Bolinches, elaboró un test para medir nuestra inteligencia sexual. Un test que se adecúa a ambos sexos y a los diferentes formas de pareja, ya sean estables o esporádicas. El autor aconseja llevar a cabo el test ambos miembros de la pareja (en caso de tener) para después poder comentar los resultados, mejorando la comunicación sexual, ayudando a generar confianza y empezar a mejorar nuestro cociente intelectual sexual en caso de necesitarlo.


A continuación presentamos el test que podéis realizar para calcular vuestra inteligencia sexual:

  1. ¿Te sientes libre y muestras disposición para tomar la iniciativa sexual?
  2. ¿Hablas libremente con tu pareja sobre sexualidad?
  3. ¿Te sientes utilizado/a sexualmente a menudo?
  4. ¿Consideras que la mayoría de los contactos sexuales, sean de una noche o con tu pareja de toda la vida, resultan gratificantes para ambos?
  5. ¿Mantienes contactos sexuales con la frecuencia que desearías?
  6. ¿Crees que tu pareja es demasiado egoísta y solo busca su placer?
  7. ¿Después de alcanzar el orgasmo tienes deseo de permanecer al lado de tu pareja?
  8. ¿Consideras que tus relaciones son demasiado monótonas o rutinarias?
  9. ¿Cuando tienes pensamientos sexuales o practicas la masturbación, te sientes culpable?
  10. ¿Consideras que los rituales sexuales que practicas son los que deseas?
  11. ¿Aceptas determinadas iniciativas de tu pareja pero después crees que está demasiado liberada?
  12. ¿Piensas que la mayoría de la gente tiene una sexualidad más gratificante y plena que la tuya?

Resultados:
Preguntas 1, 2, 4, 5, 7 y 10, cada SÍ suma un punto.
Preguntas 3, 6, 8, 9, 11 y 12, cada NO suma un punto.

Nivel de Inteligencia Sexual:
0-2 puntos: Deficiente
3-4 puntos: Insuficiente
5-7 puntos: Aceptable
8-10 puntos: Alto
11-12 puntos: Excelente

¿Qué es inteligencia sexual?

Este concepto aún poco conocido fue acuñado por los psicólogos Sheree Conrad y Michael Milburn, profesores e investigadores de la Universidad de Massachussets. Según estos autores, la dimensión erótica de cada persona está determinada por su coeficiente de inteligencia sexual que constituye una parte de nuestra capacidad intelectual, tan importante como la inteligencia emocional. Recordamos que la inteligencia emocional (Goleman, 1995) es la capacidad para reconocer, comprender y regular nuestras emociones y las de los demás, por tanto, la inteligencia sexual está íntimamente ligada con este otro tipo de inteligencia.

Según estos autores, una gran cantidad de personas sienten insatisfacción con su vida sexual, cuestión que muchas personas no admiten, y al no reconocerlo no pueden resolverlo. Esto puede ser debido, en muchas ocasiones, a que siguen existiendo una falta de comunicación con la pareja al hablar de nuestros deseos y necesidades sexuales, así como la represión de éstos o la falta de conocimiento o creencias erróneas en torno al sexo.

El buen amante no nace, se hace. Cada uno de nosotros puede desarrollar su inteligencia sexual, la podemos aprender y mejorar, explorando nuestros deseos y necesidades sexuales. Para ello debemos tener presente:

Educación sexual. Es necesario tener un buen conocimiento de la sexualidad en todos sus ámbitos, hacer uso de una información veraz y fiable. Acceder a una buena educación sexual a través de los libros y no sólo a través de las experiencias o de lo que vemos u oímos por ahí, ayuda a combatir los prejuicios, mitos y falsas creencias que podamos tener. Así como también es importante tener una actitud positiva hacia la sexualidad y despojarnos de nuestros tabúes y miedos, ayudándonos a crecer sexualmente.
Conocer nuestro propio sexo. Es importante averiguar qué nos atrae y excita, cuáles son nuestras preferencias, nuestros deseos y necesidades sexuales. En este ámbito, es importante ser sincero con uno mismo, no autoengañarnos y ser conscientes de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones que hacen que nuestra vida sexual sea más gratificante para nosotros.
Conexión sexual. Habitualmente el sexo es cosa de dos, por tanto, para tener una vida sexual enriquecedora implica a otras personas. Es importante no ser egoísta, es decir, es necesario conocerse a uno mismo, pero también a nuestra pareja sexual, saber qué le gusta, escucharle, darle importancia a su placer igual que al nuestro,…Por ello hacemos hincapié en la importancia de la comunicación sexual.

ELLAS LLEGAN AL ORGASMO ASÍ

En la encuesta publicada en el “Journal of Sex & Marital Therapy” participaron 1.055 mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 94 años ( sí, 94 años ), el 91% heterosexuales y más de la mitad, casadas.

Se trataba de un listado de preguntas que abarcaban diferentes aspectos sobre sus preferencias y comportamientos sexuales, pero los ejes fueron estos cuatro:

  • ¿Cuánta presión prefieres que ejerzan cuando te tocan?
  • ¿Qué tipo de movimiento disfrutas más?
  • ¿En qué zona de la vulva o de la vagina te gusta que te toquen?
  • ¿Qué parte del cuerpo prefieres que usen para hacerlo?

El estudio afirma que, cuando el clítoris entra en escena, más de un 40% de las mujeres afirmaba llegar al orgasmo en más del 75% de las ocasiones.

De hecho, dos tercios de las encuestadas respondieron que la estimulación directa al clítoris era la más excitante y la mayoría dijo que disfrutaba las caricias alrededor de la zona. Tan solo un 18% reconocía poder llegar al clímax únicamente con la penetración vaginal.