CONFLICTOS DE PAREJA

Si hay problemas de pareja, siempre hay un motivo clave: La comunicación. Es lo mas importante. Te has dado cuenta de que desafortunadamente no has podido resolver de una manera permanente y definitiva tus problemas de pareja dialogando. Lo mas probable es que no. Que tus problemas se conviertan en algo cíclico y se repiten los mismos patrones de conducta..no te resulte extraño..que tu puedas hablar y hablar y eso no te garantice que tu pareja te va a escuchar, te va a comprender y mucho menos va a modificar las conductas que no te gustan.

Que frustrante no poder expresar tus ¡frustraciones!. Pero por supuesto no se trata de volver a los tiempos de antes sobretodo para las mujeres cuando eran sometidas y se aguantaban porque era su cruz y porque tenían que luchar y retener a sus marido . Tampoco se trata de que los caballeros se fastidien y se desesperen con las mujeres que hablan mucho porqué una de las frases que yo escucho que más detestan los hombres de parte de su pareja es la siguiente: “oye, tenemos que ¡hablar!” “Y ahora que dice… y ahora que le molestó”. Seguro que va a haber conflicto ya que es curioso que esa frase en lugar de ser receptiva a la persona a la que se dirige , la pone a la defensiva. Si la comunicación no funciona, si lo único que haces es generar mayores conflictos.


¿Qué es lo que podemos hacer?

Lo primero es no insistir en comunicaciones… no es persiguiendo a la pareja, mandándole mensajes de texto, etc. Presionándolo a que nos escuche porque, van a terminar discutiendo o si cualquiera de los dos tiene una mayor facilidad de palabra te van a manipular, te van a convencer de que tu estas haciendo el drama que tus quejas no son validas y que tu eres quien empieza con los conflictos. Te quedas peor que antes, con tu frustración y además sintiendo que tu eres la persona que está actuando de manera equivocada.


¿Qué recursos podemos tener?

Que podemos hacer para tener relaciones más armoniosas para que las diferencias clásicas entre el hombre y la mujer sean llevaderas y complementarias en lugar de antagónicas..Que podemos hacer para ser aceptados..y que la otra persona no quiera corregirnos … Sin sentir que la persona a la que amamos es un juez que constantemente está marcando nuestros defectos. El primer punto que re-comentamos es ser realistas.No tener expectativas fantasiosas en el caso de las mujeres tu pareja no es tu papa..no es tu psicólogo, no es tu príncipe azul, no tiene porqué llenar todos los huecos o todas las carencias afectivas que traes desde la infancia y si ella tiene ciertas tendencias de ser, no eres tu quien lo va a cambiar por más que le ruegues, le supliques y te enojes. Si es alcohólico, está en tus manos quitarle del alcoholismo? No te desgastes, no intentes por medio de la comunicación resolver problemas que tiene un origen totalmente diferente por lo tanto si no hay que comunicarse lo que yo recomiendo es que el problema se tienda a profundizar.

Hay una diferencia entre el problema real y el problema aparente.La mayoría de las personas desafortunadamente se empeñan en resolver el problema aparente y no el problema real. Y siempre califican que el problema aparente son los conflictos de la otra persona. Estamos con el dedo acusador. “es que tú me has … es tu culpa … etc” Y no nos podemos a ver algo que es más básico, la dinámica de pareja es la interacción y como afecta el uno al otro. Yo lo simbolizo con el símbolo del infinito: esa dinámica de pareja y que significa que lo que tu haces retroalimenta lo que hace el otro y viceversa. No puedes ser un juez al 100 % y si te pones en calidad de victima, menos vas a poder resolver tus problemas. Si tu quieres saber a fondo cuales son los conflictos que afligen tu relación de pareja, necesitas leer buenos libros, acudir a terapia, escuchar conferencias, etc

Los psicólogos podemos ayudar a detectar, analizar cual es la raíz del problema para que no estés desperdiciando tu tiempo y tu energía en querer dialogar inútilmente. Recuerda que la ignorancia no sirve, hay que tener primero conocimientos y posteriormente actuar. Solo así lo haremos de manera consciente no de manera impulsiva y arrebatada y podremos lograr nuestras expectativas dentro de un marco realista no fantasioso.

Autor: Xavier Conesa

COMO SABER SI SOY ADICTO AL SEXO O AL PORNO

Per començar, hem de saber com es determina si alguna cosa és o no una malaltia sexual. El criteri globalment acceptat és el que dicta el DSM, el Manual diagnòstic i estadístic dels trastorns mentals ‘. El publica l’Associació Americana de Psiquiatria i, des dels anys ’40, classifica totes les malalties mentals. En la seva cinquena i fins al moment última edició -el ‘DSM 5’- apareix una malaltia anomenada “trastorn de hipersexualitat”. De manera que sí, la malaltia existeix. Almenys, en aquest manual, perquè no acaba d’estar clar.

Qui defineix què és un trastorn psiquiàtric són els propis psiquiatres“, diu la psiquiatria al respecte.”Els trastorns es sotmeten a votació i hi ha pressions de tota mena. Alguns col·lectius, per exemple, busquen que certs trastorns siguin reconeguts per poder guanyar-se una certa oficialitat. L’últim manual, el ‘DSM 5’ va néixer mort des del moment en què el Institut de Salut Mental dels Estats Units va dir que no finançaria investigacions basades en aquest manual “, explica.

Segons el DSM, hi ha quatre criteris per determinar si un pacient pateix un “trastorn de hipersexualitat”:

1. Presentar fantasies, impulsos o conductes sexuals intenses i recurrents durant almenys sis mesos.

2. Presentar un malestar significatiu o un deteriorament social o personal notable que tingui com a origen aquestes fantasies, impulsos o conductes sexuals.

3. Que aquestes fantasies, impulsos o conductes sexuals no siguin producte d’agents externs com drogues.

4. Que la persona tingui més de 18 anys.

Allen Frances és un reconegut psiquiatre, fundador de dues de les més importants revistes al seu camp. A més, va ser el coordinador de la quarta edició de DSM, el ‘DSM-IV’, i s’ha convertit en el major crític de la posterior edició, la ‘DSM-5’. El motiu: Frances ha defensat, en diverses entrevistes i articles, que el manual no té el rigor necessari. En la seva opinió, el ‘DSM 5’ és un dels responsables de la medicalització de certes conductes no patològiques, el que ha generat un abús global dels psicofàrmacs.

Però, si això és així, si la desconfiança sobre el ‘DSM-5’ està tan estesa, per què tantes celebritats segueixen acollint-se a aquest “trastorn de hipersexualitat”?

“Cal tenir en compte que els diagnòstics psiquiàtrics tenen rellevància en un judici”, diu Delgado. “Si acceptem que hi ha un trastorn de hipersexualitat i que aquest és una addicció, podria considerar-se un atenuant per a certes conductes delictives. El que jo plantejaria és que això en cap cas serveixi com eximent o atenuant de cap tipus de responsabilitat penal”.

I conclou: “Encara que voldríem assumir que hi ha un trastorn de hipersexualitat, això no implicaria que qui el pateixi violés a ningú”. Ho va dir Emma Thompson: “Weinstein no pot ser descrit com addicte al sexe , és un depredador“.

8 tipos de inteligencia

Inteligencias múltiples de Gradner: 8 tipos de inteligencia
La investigación de Howard Gardner ha logrado identificar y definir hasta ocho tipos de inteligencia distintas. Vamos a conocer de manera más detallada cada una de las inteligencias propuestas por la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner a continuación.


► Inteligencia lingüística
La capacidad de dominar el lenguaje y poder comunicarnos con los demás es transversal a todas las culturas. Desde pequeños aprendemos a usar el idioma materno para podernos comunicar de manera eficaz.

La inteligencia lingüística no solo hace referencia a la habilidad para la comunicación oral, sino a otras formas de comunicarse como la escritura, la gestualidad, etc.

Quienes mejor dominan esta capacidad de comunicar tienen una inteligencia lingüística superior. Profesiones en las cuales destaca este tipo de inteligencia podrían ser políticos, escritores, poetas, periodistas, actores…


► Inteligencia lógico-matemática
Durante décadas, la inteligencia lógico-matemática fue considerada la inteligencia en bruto. Suponía el axis principal del concepto de inteligencia, y se empleaba como baremo para detectar cuán inteligente era una persona.

Como su propio nombre indica, este tipo de inteligencia se vincula a la capacidad para el razonamiento lógico y la resolución de problemas matemáticos. La rapidez para solucionar este tipo de problemas es el indicador que determina cuánta inteligencia lógico-matemática se tiene.

Los célebres test de cociente intelectual (IQ) se fundamentan en este tipo de inteligencia y, en menor medida, en la inteligencia lingüística. Los científicos, economistas, académicos, ingenieros y matemáticos suelen destacar en esta clase de inteligencia. Asimismo, los ajedrecistas también requieren de capacidad lógica para desarrollar estrategias de juego mejores a las de su oponente, y a su vez anticipar sus movimientos.


► Inteligencia espacial
También conocida como inteligencia visual-espacial, es la habilidad que nos permite observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas. En esta inteligencia destacan los ajedrecistas y los profesionales de las artes visuales (pintores, diseñadores, escultores…), así como los taxistas, que deben poseer un exquisito mapa mental de las ciudades por las que transitan.

Las personas que destacan en este tipo de inteligencia suelen tener capacidades que les permiten idear imágenes mentales, dibujar y detectar detalles, además de un sentido personal por la estética. En esta inteligencia encontramos pintores, fotógrafos, diseñadores, publicistas, arquitectos, creativos…


► Inteligencia musical
La música es un arte universal. Todas las culturas tienen algún tipo de música, más o menos elaborada, lo cual lleva a Gardner y sus colaboradores a entender que existe una inteligencia musical latente en todas las personas.

Algunas zonas del cerebro ejecutan funciones vinculadas con la interpretación y composición de música. Como cualquier otro tipo de inteligencia, puede entrenarse y perfeccionarse.

No hace falta decir que los más aventajados en esta clase de inteligencia son aquellos capaces de tocar instrumentos, leer y componer piezas musicales con facilidad.


► Inteligencia corporal y cinestésica
Las habilidades corporales y motrices que se requieren para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones representan un aspecto esencial en el desarrollo de todas las culturas de la historia.

La habilidad para usar herramientas es considerada inteligencia corporal cinestésica. Por otra parte, hay un seguido de capacidades más intuitivas como el uso de la inteligencia corporal para expresar sentimientos mediante el cuerpo.

Son especialmente brillantes en este tipo de inteligencia bailarines, actores, deportistas, y hasta cirujanos y creadores plásticos, pues todos ellos tienen que emplear de manera racional sus habilidades físicas.


► Inteligencia intrapersonal
La inteligencia intrapersonal refiere a aquella inteligencia que nos faculta para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo en lo que se refiere a la regulación de las emociones y del foco atencional.

Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre estos elementos. Según Gardner, esta inteligencia también permite ahondar en su introspección y entender las razones por las cuales uno es de la manera que es.

Por otro lado, tanto saber distanciarse de la situación para desdramatizar eventos con un impacto emocional negativo como saber identificar los propios sesgos de pensamiento son herramientas muy útiles tanto para mantener un buen nivel de bienestar como para rendir mejor en diferentes aspectos de la vida.


► Inteligencia interpersonal
La inteligencia interpersonal nos faculta para poder advertir cosas de las otras personas más allá de lo que nuestros sentidos logran captar. Se trata de una inteligencia que permite interpretar las palabras o gestos, o los objetivos y metas de cada discurso. Más allá de el contínuum Introversión-Extraversión, la inteligencia interpersonal evalúa la capacidad para empatizar con las demás personas.

Es una inteligencia muy valiosa para las personas que trabajan con grupos numerosos. Su habilidad para detectar y entender las circunstancias y problemas de los demás resulta más sencillo si se posee (y se desarrolla) la inteligencia interpersonal. Profesores, psicólogos, terapeutas, abogados y pedagogos son perfiles que suelen puntuar muy alto en este tipo de inteligencia descrita en la Teoría de las Inteligencias Múltiples


► Inteligencia naturalista
Según Gardner, la inteligencia naturalista permite detectar, diferenciar y categorizar los aspectos vinculados al entorno, como por ejemplo las especies animales y vegetales o fenómenos relacionados con el clima, la geografía o los fenómenos de la naturaleza.

Esta clase de inteligencia fue añadida posteriormente al estudio original sobre las Inteligencias Múltiples de Gardner, concretamente en el año 1995. Gardner consideró necesario incluir esta categoría por tratarse de una de las inteligencias esenciales para la supervivencia del ser humano (o cualquier otra especie) y que ha redundado en la evolución.


Hay que señalar que aunque para Gardner este tipo de inteligencia se desarrolló para facilitar el uso creativo de los recursos que nos brinda la naturaleza, actualmente su uso no solo se limita a los entornos en los que no hay construcciones humanas, sino que estos últimos también podrían ser “explorados” de la misma forma.

AGORAFOBIA Y DEPRESIÓN

En los casos más severos de agorafobia la persona es incapaz de salir sola de su propia casa, lo que propicia una situación de grave aislamiento que erosiona su estado de ánimo. En este contexto es común la aparición de trastornos depresivos que agravan el problema y su abordaje.

DEPRESION Y PENSAMIENTOS

Las personas con Depresión Mayor presentan sesgos significativos en su percepción del pasado (facilitación del recuerdo de hechos negativos), el presente (atención selectiva hacia lo que es congruente con su emoción actual) y el futuro (visión pesimista de lo que está por venir).

SEGURIDAD EN UNO MISMO. ASERTIVIDAD

Asertividad empieza, en primer lugar, por el reconocimiento y aceptación de nuestros propios límites en sentido amplio. Una actitud poco asertiva supone una incongruencia entre emociones y actos, lo que acaba dañando la relación que mantenemos con nosotros mismos y con los demás.

MOTIVOS DE DISCUSIÓN EN VACACIONES Y POSIBLES SOLUCIONES

No se trata de un mito más: “Los que nos dedicamos a estos temas sabemos que, en cuanto llega septiembre, el número de demandas de separación y de divorcio aumenta considerablemente. De hecho, se puede decir que en esta época ‘nos preparamos’ para el incremento de parejas que visitan los despachos durante este mes con la intención de iniciar los trámites necesarios para dar por finalizada su relación”, explica el abogado Miguel Ángel Jaimez, especializado en temas de familia, de Granada.

La cuestión es ¿por qué las ansiadas vacaciones, que en principio suponen la posibilidad de disfrutar de más tiempo en compañía de la pareja, libres de todo estrés laboral y preocupaciones cotidianas, se traduce en una ruptura?

La psicóloga María Jesús Álava Reyes, autora, entre otros, del libro Emociones que hieren, señala que esta situación se debe en gran medida a las expectativas poco realistas con las que muchas parejas se enfrentan al descanso estival: “Se suelen plantear demasiados objetivos, planes y actividades a realizar, como si el tiempo fuese infinito. A esto hay que unir el enfoque diferente de la afectividad: un miembro de la pareja (generalmente las mujeres) puede necesitar determinadas manifestaciones afectivas, y el otro (habitualmente los hombres), confunde afectividad con sexualidad. A veces, por sorpresa, se constatan conductas que pasan inadvertidas en la vorágine de la vida familiar. Pero, por encima de todo, hay un hecho determinante: es muy difícil la convivencia las 24 horas del día, algo a lo que la mayoría de las parejas no está acostumbrada durante el resto del año”.

Los cuatro “culpables”

Según los expertos en el tema, son cuatro los principales motivos que precipitan la decisión de poner fin a una relación tras las vacaciones estivales:

1. Infidelidad

Aunque las estadísticas subrayan que la causa principal del divorcio en España es la infidelidad del varón 18,6 %, lo cierto es que la mujer también empieza a “ganar terreno” en este campo. Respecto a este tema, se pueden dar dos circunstancias: que uno de los miembros de la pareja sea infiel precisamente en la época estival (el “Síndrome del Rodríguez”) o que, debido al mayor tiempo que se pasa con la pareja, salga a la luz o se descubra una infidelidad cometida.

Qué se puede hacer al respecto. Muchos expertos coinciden en afirmar que en un elevado número de casos la infidelidad suele ser consecuencia de un problema mucho más profundo entre la pareja y una falta de comunicación. “Con una adecuada orientación (mediador familiar, psicólogo) muchas parejas consiguen perdonar y desdramatizar el suceso, y volver a confiar en el otro. En estos casos, resulta especialmente importante determinar el motivo por el que se ha buscado una relación paralela para tratar de establecer alternativas de cambio si es posible. En todos los casos, resulta de especial ayuda el apoyo de un psicólogo, sobre todo en aquellas parejas en las que uno de los miembros no puede integrar ni entender el suceso en su vida cotidiana, atribuyéndole significados ocultos a la infidelidad lo que, si no se actúa a tiempo, puede convertir la relación en un auténtico infierno”, señala la psicóloga Laura García Agustín, directora del Centro de Psicología Clavesalud, de Madrid.

2. La familia política

“Suele ser un tema que con frecuencia sale a relucir cuando la pareja acude a nuestros despachos después del verano –comenta el abogado Miguel Ángel Jaimez-. “Aunque lo ideal es pactar de antemano con la pareja lo adecuado o no de que compartir las vacaciones con la familia política, en ocasiones esta decisión nos viene impuesta, lo que puede suponer un coste emocional muy alto”, explica Laura García Agustín.

Qué se puede hacer al respecto. A no ser que la situación se derive de un hecho grave o esté muy deteriorada previamente, lo mejor que puede hacer una pareja para evitar que la actitud de las respectivas familias mine su relación es intentar una comunicación eficaz. “Hay que expresarle al otro de forma franca y abierta pero positiva cómo nos sentimos y de qué modo nos afecta el hecho de que la familia política interfiera en la vida cotidiana, intentando en la medida de lo posible evitar adjetivos del tipo ‘insoportable’, ‘terrible’, etc”, recomienda la psicóloga.

3. El síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional puede afectar al estado de ánimo, haciendo que a la vuelta de las vacaciones se produzca un replanteamiento del esquema vital y se decida arreglar o romper con aquellos aspectos que no funcionan, entre ellos, la relación de pareja. Expertos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) explican que este síndrome conlleva síntomas físicos y psíquicos, como tristeza o irritabilidad, que pueden inducir a tomar decisiones equivocadas.

Qué se puede hacer al respecto. Es aconsejable esperar al menos un mes después de la vuelta para empezar a plantearnos grandes cambios, ya que necesitamos estar lúcidos de mente para afrontar la decisión con seguridad y nunca con dudas. Para superar esta situación, los expertos de la SEMFYC recomiendan tener una actitud positiva para ir adaptándose poco a poco al cambio de vida después de las vacaciones y evitar la ansiedad que genera el volver a la rutina y a los problemas cotidianos del trabajo y la familia

4. Otros motivos

El desgaste de la relación, las dificultades de comunicación entre los cónyuges, el cambio de estilo de vida y de valores de uno de los miembros de la pareja; falta de amor; abusos verbales; problemas en el ámbito sexual… Todas estas circunstancias, a menudo solapadas por la inmediatez de las necesidades y las rutinas diarias, pueden hacerse mucho más evidentes durante las vacaciones

Qué se puede hacer al respecto. “Conviene tener en cuenta que el desgaste en una relación no se produce de la noche a la mañana; es un proceso de duración variable, en algunas ocasiones bastante largo, que puede sustentarse en la pérdida progresiva de interés por el otro o en la monotonía de la relación. Llegado el caso, interesa revisar la relación y tratar de establecer si aún es posible encontrar puntos en común, o ser honestos y determinar si algún día existieron”, recomienda Laura García Agustín

¿Seguimos juntos…

Todas las parejas atraviesan crisis y baches. Sin embargo, no todos estos “desencuentros” tienen por qué acabar en divorcio, por mucho que el verano haya crispado la situación. Según los expertos, el hecho de realizar algunos cambios en la trayectoria matrimonial puede hacer que una relación a la deriva vuelva a ser placentera, feliz e incluso romántica. Para ello, aconsejan poner en práctica dos estrategias:

–Recordar por qué nos enamoramos en su díade nuestra pareja. Resulta muy clarificador identificar el sentimiento que sustentó la relación y reconocer aquellas circunstancias que han hecho que la llama se haya apagado: expectativas no realistas, promesas incumplidas, pequeños incidentes que poco a poco han ido minando la confianza… Reconocerlo es dar el primer paso para restaurar la relación.

–Revisar el compromiso y volver a comprometerse. El compromiso es importante porque sin él suele buscarse la forma de huir cuando surgen los problemas. Está demostrado que el hecho de sentirse de verdad comprometido en un proyecto común y a largo plazo hace más factible decidirse a encontrar soluciones en vez de tirarlo todo por la borda.

O nos separamos?

La decisión de poner fin a la convivencia a menudo no es fácil y puede resultar incluso más tormentosa que la vida en pareja. “Así como la decisión de casarse o de vivir en pareja acostumbra a ser un acuerdo unitario de las personas que van a iniciar esa íntima relación, la decisión de separarse rara vez ocurre por mutuo consenso, en especial en la familia con hijos. Habitualmente hay un miembro de la pareja que quiere dejar la relación con una mayor pasión o vehemencia que el otro. Las experiencia diaria nos demuestra que la iniciativa o, como mínimo, la decisión final, corre a cargo mayoritariamente de las féminas. Parece ser que las mujeres deciden terminar el matrimonio en las tres cuartas partes de los casos, mientras que cerca de la mitad de los maridos se oponen enérgicamente a esta decisión. Por otro lado, un tercio de las mujeres están en total desacuerdo con la separación, incluidas las que ven en esta medida la solución a sus problemas matrimoniales”, explica el doctor Paulino Castells, especialista en psiquiatría, en su libro Separarse civilizadamente. El experto ofrece además una serie de pautas para afrontar los primeros momentos de una separación: procurar que no haya enfrentamientos hostiles delante de los hijos; no monopolizar a los hijos en contra del otro progenitor; limitar a lo estrictamente necesario la intervención de familiares y amigos; mantener cubiertas las necesidades hogareñas básicas, e informar de manera objetiva a los niños de los motivos de la separación.

RESOLVER LAS CRISIS DE PAREJA DESPUES DE VACACIONES

Consejos para solucionar el estrés postvacacional


Lo más importante es planificar la vuelta al trabajo con tiempo para adaptarse a la nueva situación y tener una visión global de todas las acciones que se van a llevar a cabo para programarlas a lo largo del día en función del nivel de energía y humor que se tenga.

Además, es recomendable adaptar rápidamente las actividades extralaborales a la rutina típica del periodo laboral y hacer ejercicio físico para mantenerse activo. Por otra parte, hay que adaptar los horarios a los habituales y tomarse con calma la vuelta a la rutina evitando, en la medida de lo posible, el estrés en el trabajo.

Asimismo, el especialista ha resaltado la importancia de adoptar este síndrome como una señal para tratar de solucionar el estrés laboral y no el postvacacional.

Por otra parte, el problema tarda en desaparecer el tiempo que emplea el organismo en volver a habituarse a la rutina, es decir, entre 3 días y 3 semanas y no es necesario en la mayoría de los casos terapia profesional. Pero, si se tarda más de este tiempo, el doctor ha recomendado buscar ayuda profesional.